OpenA
Nutrición con propósito

Trastornos alimenticios en pandemia

Nutrición con propósito

La incertidumbre, la falta de control, el miedo a enfermar o la angustia generada por la pandemia han provocado efectos importantes sobre las personas con trastornos alimentarios.

La incertidumbre generada por la pandemia del Covid-19, ha provocado temores sobre la salud para todos, pero ha sido especialmente desencadenante para aquellos con trastornos alimenticios como anorexia, bulimia nerviosa o atracón.

Con rutinas interrumpidas, aislamiento, miedo sobre la familia y amigos y más tiempo navegando en redes sociales, aquellos que luchan con un trastorno pueden recurrir a malos hábitos para sobrellevarlo, como restringir comida, atracones y purgas.

Los trastornos alimenticios son denominados así por que reflejan una relación insana con la comida, no obstante la relación ansiedad, depresión y trastornos alimenticios son solo una pequeña parte del problema. 

Los desórdenes alimenticios son en su gran mayoría de origen psicológico y tienen raíz en la mala relación del paciente consigo mismo y su exterior, por lo que quienes los padecen generalmente tienen bases de depresión, ansiedad y baja autoestima.

Se caracterizan por la tendencia a la autoexigencia, autocontrol, autocrítica constante, competitividad, dificultad en el manejo emocional y baja tolerancia a la frustración. Sin embargo, la forma de exteriorizar estos problemas varía, algunos comen en exceso, otros comen reducidas cantidades y otros tienen lapsos de atracón o realización compulsiva de ejercicio físico.

A pesar de que las tasas muestran una leve variación, son las mujeres quienes siguen sufriendo más este tipo de trastornos (8 de cada 10), esto se debe a que las mujeres suelen estar más conectadas a un juicio más crítico y severo de su imagen personal.

Formas de mantener un balance:

-Busca conexiones saludables: Las conexiones con otras personas que son saludables y positivas son cruciales, no sólo en momentos de incertidumbre sino en la vida diaria.

-Limita el uso de redes sociales: Cuando se trata de conexiones, mucho consideramos herramientas como Twitter, Instagram o Facebook pero hay que tener cuidado porque existe una correlación directa con las preocupaciones sobre la imagen corporal y la interacción con redes sociales, así que establecer límites de tiempo firmes en redes ayudaría mucho.

- Crea una rutina: Mantén un horario regular, reserva tu día para comidas, ejercicio, trabajo, tiempo en familia y personal. Come en intervalos regulares para asegurarte que obtienes la nutrición adecuada.

-No estás sol@: Este es un momento en el que todos estamos sufriendo, todos estamos impactados, eliminemos el estigma y la vergüenza de pedir ayuda.

-Busca ayuda: Si notas que está empezando a afectar tu calidad de vida, no dudes en hablar con un profesional.

×