OpenA
Nutrición con propósito

Tus hábitos = tu salud

Nutrición con propósito

Conseguir cambiar tus hábitos alimenticios, para alcanzar unos más saludables es posible.

Nuestros hábitos alimentarios se basan principalmente en conductas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida y con los años vamos modificando o introduciendo nuevos hábitos, pero estos no son siempre saludables o útiles para nuestra salud.

Para conseguir cambiar un hábito, es interesante conocer cómo se forma y la manera en que lo podemos romper. Podemos considerar que un hábito se caracteriza por la siguiente secuencia de sucesos: señal- conducta- recompensa.

Para entenderlo mejor vamos a poner un ejemplo. Llegas a casa de trabajar, es muy tarde y estás agotada (señal), entras en la cocina y abres el cajón donde sabes que estarán las galletas que tanto te gustan y te las comes (conducta), esto hace que te relajes y que se te quite el hambre hasta la cena (recompensa).

Esta es una secuencia de un hábito que muchas personas tienen incorporado en sus vidas y que no es saludable, pero muchas veces se produce sin que tú tengas conciencia de ello.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar la responsabilidad de que tienes control sobre ti mismo y sobre tus conductas. Una vez asumido el control ya puedes ser capaz de romper tus antiguos hábitos y cambiarlos por los deseados.

Pero ¿Cómo lo podemos hacer?

-Piensa en todos aquellos hábitos alimentarios que tienes actualmente, tanto los que consideras que son saludables como los que no, y ve escribiéndolos uno a uno.

-Medita y escribe cuándo se producen estos hábitos, cuáles son las señales que activan las conductas y también en cómo te sientes cuando realizas estas conductas.

-Una vez decidido, el primer objetivo a seguir para conseguirlo va a ser evitar el contacto con la señal que activa la conducta. Por ejemplo, en el caso anterior en que nos comíamos el paquete de galletas, una opción para evitar esta conducta sería no comprar las galletas y, al no tenerlas a mano, no las comeremos.

-Tu entorno tiene que ver con que comas mejor o peor, por lo tanto, a la hora de cambiar tus hábitos, se trata de adecuar tu ambiente para que te sea más fácil conseguir el cambio que quieres ver, ya que es mucho más fácil cambiar el entorno antes que cambiarte a ti.

-Una vez decidida la conducta alternativa, toca repetirla muchas veces, ya que la generación de un nuevo hábito se basa en la repetición. De este modo vas a crear nuevas rutinas más saludables y que supondrán una mejora en tu estilo de vida.

Aunque tengas muchos hábitos que quieras cambiar, no te preocupes. Empieza por uno y ve poco a poco, el primer paso en todo cambio es reconocer que tienes algún mal hábito. ¡El camino puede ser largo, pero la recompensa es mayor!

×