OpenA
Libros que suenan

Tzompaxtle

Libros que suenan

“Es más que verídico, realmente pasó”, Gogol Bordello.

Lo anterior es uno de los epígrafes que abren una infinita matrioska del pasado sobre los tantos testimonios sobre la violencia que ejerce el Estado en un país. El libro Tzompaxtle, la fuga de un guerrillero, habla de México y retrata igual cualquier otro país. El color de la sangre de la represión y la tortura es el mismo.  

El periodista estadounidense John Gibler entrevista a Andrés Tzompaxtle Tecpile, combatiente secuestrado por el Estado durante cuatro meses en 1996, que logró escapar de los militares. 

Te arrancan del mundo es el título de uno de los apartados; en él, Gibler advierte de su estructura narrativa, las palabras que son citas directas y aquellas que pertenecen a los escritos del entrevistado. La construcción secuencial de los hechos, ese vínculo tan exquisito del periodismo con el lenguaje literario se intensifica a medida que avanza la lectura. 

“El lenguaje de ellos también es para quebrarte, para que te rindas (…) Piensas ‘No hablamos el mismo lenguaje, y no me refiero al idioma, sino al origen’ (…) La planicie del infierno se extiende. No hay respiro”. 

Gibler hace oportunas transiciones entre los textos de investigación. Expone un selección del contexto en que se encuentran las notas periodísticas de esos años y entrevistas alternas que complementan el caso de Tzompaxtle, además por supuesto, de sus reflexiones e impresiones ante el testimonio principal.  

Las páginas en Tzompaxtle se convierten en depositarias de un silencio muy profundo entrelíneas, porque no hay formas en ningún lenguaje de gritar el dolor y el sufrimiento verdadero. “El dolor quiebra las palabras, el lenguaje”. 

Para hablar de la fragilidad de la memoria, Gibler menciona a Dori Laub, víctima del holocausto; y a Nora Strejilevich sobreviviente de la tortura sobre la dictadura. Los recuerdos intuyen la verdad. 

La experiencia de sobrevivir a una desaparición forzada y el horror infringido al cuerpo, a la mente y a la percepción de la realidad, al momento de la elaboración de un relato, se convierten en parte de una nueva conversación con la vida y el entorno. 

Gibler también se pregunta: “¿Se puede escribir sin violencia?” y abre uno de los apartados más emotivos en relación a la palabra, a los libros, al periodismo, a la escritura. 

En palabras de su autor, este libro esta dedicado a Tzompaxtle no sólo para contar su historia, sino también para honrarla, y para quienes luchan para que no haya más historias como esta. 

PARA LA FICHITA

Tzompaxtle, la fuga de un guerrillero

John Gibler

(Tusquets, 2014)

×