OpenA
Opinión

UANL digital

Opinión

UANL digital

Mientras que los políticos se están peleando y están más preocupados por controlar la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica del estado (UIFE), se van a quedar sin ingresar a la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) más de 16,000 estudiantes por falta de espacio, veámoslo a continuación.

El pasado 4 de junio, 36,302 estudiantes presentaron a través de una plataforma el examen de admisión para ingresar a la UANL, el cupo de las 26 facultades se limita a 22,000 lugares, en virtud de que se inscribieron 38,447 estudiantes (19,767 mujeres y 18,680 hombres) no serán admitidos 16,447 alumnos, hay que destacar que debido a fallas de conectividad 2,236 no pudieron completar su examen, por lo cual fueron reprogramados. 

La situación es grave por la cantidad de estudiantes que quedará sin cobertura educativa. Basta señalar que rebasa por mucho al número de estudiantes de pregrado de la Universidad de Monterrey y la Universidad Regiomontana que es de 9,523 y 5,395 alumnos, respectivamente. Por otra parte, está el daño moral que sufren por la frustración y la angustia de no poder ingresar. Para ellos y sus padres, la educación profesional es el único medio que les garantiza un futuro promisorio, es la llave que abre la puerta del éxito. Urge que la UANL y el gobierno del estado establezcan sistemas alternativos para atender a esos miles de jóvenes que ven truncada su formación universitaria. 

Un gobierno humanista estaría apoyando a los estudiantes y sus familias para buscar alternativas a través de los medios digitales, prepararlos mejor a través de cursos propedéuticos, invertir más recursos para ampliar la infraestructura de los campus universitarios y así incrementar la oferta educativa, pero no es así, este gobierno que está bajo el signo del Instagram está muy ocupado peleándose con los diputados del PRI y PAN para controlar la UIFE, en lugar de resolver este problema que viven los estudiantes que no tienen acceso a la Universidad ni siquiera le pasa por la mente. A estas alturas es más fácil pedirle peras al olmo que al gobernador sensibilidad y empatía.

La UANL no cuenta con la infraestructura y el personal docente suficientes para ampliar su cobertura presencial en el corto y mediano plazo, considero que de acuerdo a la experiencia vivida durante los anteriores cuatro semestres que duró la pandemia, si está en posibilidades de brindar alternativas a través de las plataformas digitales con que cuenta. No para todas las facultades ni para todos los estudiantes, pero sí se pueden dar los primeros pasos para formar la Universidad Digital y abatir el rezago educativo. Hasta ahora, las plataformas están utilizadas en su mayor parte como soportes de las actividades docentes de preparatorias y facultades, por lo que cabe la posibilidad de mejorar la capacidad instalada e incluir a más profesores y así poder impartir clases virtuales en las licenciaturas con mayor demanda.

La UANL está en el mejor momento para dar ese gran salto y competir eficazmente –como ya lo hace desde hace tiempo en el sistema presencial– con las universidades de vanguardia. Desde luego, esto no solamente es voluntad, sino una firme decisión por parte de las autoridades estatales y universitarias. Si nuestra Máxima Casa de Estudios se compromete a seguir alentando la flama de la verdad, debe fortalecer sus estrategias de innovación y desarrollo digital para incrementar las clases en línea con la asesoría de profesores y con apoyo de herramientas tecnológicas y recursos educativos digitales.

En conclusión, el gobernador del estado debe dejar a un lado la política y enfocarse a apoyar de una manera decidida a la UANL para que pueda cumplir con su misión que es forjar a las grandes mujeres y hombres del mañana.

×