OpenA
Carrera por el Imperio

Un escenario para acabar la guerra de Rusia con Ucrania

Carrera por el Imperio

Un escenario para acabar la guerra de Rusia con Ucrania, y evitar mayor conflicto

El presidente de EUA, Joe Biden, busca alinear la voluntad política de líderes de países aliados y no aliados, para imponer sanciones a Rusia y ejercer presión para frenar el ataque a Ucrania. Por otra parte, además de China, algunas naciones también han rechazado recurrir a las sanciones contra Rusia, como por ejemplo, India. Diversos países han contemplado ya el cese de operaciones de aerolíneas hacia y desde Rusia, lo cual afecta al comercio internacional y todo tipo de viajes.

Mi análisis y prospectiva: La presión económica contra Rusia producto de las sanciones económicas no será suficiente de momento para revertir la decisión de invasión a Ucrania, del presidente de Rusia, Vladimir Putin. Entre sus objetivos, busca además concesiones en la negociación, que deriven principalmente en frenar la expansión de la OTAN y la amenaza de armamento y bases militares cerca de su frontera. 

Más allá del enfrentamiento en Ucrania, es un hecho que Rusia considera a EUA y la OTAN como sus principales rivales, los cuales enfrentan a Rusia de manera indirecta, por ejemplo, con la provisión de armamento y financiamiento a Ucrania. Por lo tanto, la negociación militar y diplomática que realmente producirá cambios sustantivos de un cese o retiro, sería entre estos actores principalmente. 

Dadas las condiciones actuales del enfrentamiento, las sanciones, y las declaraciones públicas, tanto de EUA y aliados, como de Rusia, es de esperarse que ninguno de sus líderes estaría dispuesto a retractarse públicamente, lo cual políticamente mermaría su imagen en sus respectivos países, y más aún al presidente Joe Biden, ya que en EUA habrá elecciones intermedias en noviembre de este año. 

Por ende, una posible solución incluiría el intercambio de las siguientes concesiones. EUA demandaría el cese inmediato al fuego y retiro de tropas, lo cual Rusia condicionaría a la promesa de no integrar a Ucrania a la OTAN o la Unión Europea, mas no retiraría las tropas aún. Posteriormente, EUA insistiría en la retirada de Rusia de Ucrania además de respetar su independencia, para lo cual probablemente Rusia solicitaría a cambio que el actual presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, renunciara a su cargo, mientras Vladimir Putin procuraría incidir en la elección de un nuevo Presidente con cercanía y afinidad hacia Rusia. Sobre lo anterior, entre los posibles argumentos que el presidente ruso referiría incluiría el paralelismo de lo que EUA hizo en su momento en Irak o Afganistán: asistir en la operación del Estado y facilitar las nuevas elecciones. 

Finalmente, la mesa de negociación discutiría sobre los territorios de la región Dombás, que Rusia ya reconoció como independientes. Este último aspecto será complejo, ya que existe alta probabilidad que Rusia desee establecer lo que se conoce en geopolítica como un “Estado tapón” (“buffer state”, en inglés), el cual le serviría para extender su área de influencia y control, además del posible posicionamiento militar hacia el oeste. Lo anterior convertiría este aspecto en un tema no negociable por parte de Rusia, que seguiría insistiendo en detener la expansión de la OTAN en la región. EUA y aliados no aceptarían frenar el crecimiento de la OTAN, ofrecerían solamente reducir sanciones, y no cederían reconocer la independencia de la región de Dombás. 

La serie de escenarios anteriores detendrían el enfrentamiento a gran escala, reduciendo el conflicto a una zona específica, con negociaciones que pudieran extenderse a mediano o largo plazo. Sin embargo, las guerras resultan en constante escalamiento por las decisiones unilaterales que pretenden sorprender al adversario, así que aún los escenarios y la situación son significativamente inestables.

×