OpenA
Opinión

Una hora más de agua

Opinión

Una hora más de agua

¿Deberíamos estar agradecidos por tener una hora más de agua? ¡Claro que no! La hiperactividad mediática que caracteriza al gobernador Samuel Alejandro García Sepúlveda ¿ha servido para mejorar el nivel de vida de los nuevoleoneses? la respuesta la desglosamos a continuación.

Ante la falta de resultados y planes estratégicos, la función prioritaria del titular del Ejecutivo es distraer la atención de los graves problemas que afrontan los nuevoleoneses como la falta del vital líquido, la inseguridad desbocada, el incremento en los contagios del Covid-19 y la peor inflación de los últimos 20 años que ha deteriorado el nivel adquisitivo de miles de familias.

En lugar de enfocarse en su administración, el mandatario tiende cortinas de humo para desviar la atención y se ocupa de asuntos que no son de su incumbencia, como el acudir al Aeropuerto Internacional de Monterrey para recoger o "salvar" de inmigración al rapero venezolano Lancer Lirical y terminar diciendo: "me lo llevo a mi casa a rapear un rato". En su último viaje internacional, a Los Ángeles, intentó entrar a la Cumbre de las Américas con la finalidad de subir historias con algún jefe de Estado, por carecer de invitación no se le permitió el acceso. Esto último causó burla nacional, poniendo en ridículo su investidura constitucional. 

Para seguir contando sus historias de policías y ladrones, ahora trae de moda a los "Aguachicoleros", quienes según sus palabras, son un grupo de maleantes formado por artistas, prestanombres y exfuncionarios que poseen ranchos en los que ilegalmente roban agua a través de pozos o canales clandestinos. No dio ningún nombre, pero prometió que se dejará caer todo el peso de la ley sobre estos personajes que llevan años robando el preciado líquido. Esperemos que al final no suceda lo mismo que con la pandilla de Don Corleone de Agua y Drenaje, donde se hizo mucho ruido y al final no se fincaron responsabilidades ni se recuperó dinero alguno. 

Al día de hoy, lo único que el gobernador ha provocado es el hartazgo de la gente por el incumplimiento de los horarios de distribución del agua, lo cual se agravó porque muchas colonias estuvieron hasta cinco días sin una gota de agua.

Se debería de informar con claridad ¿que están haciendo para abastecer a los millones de hogares que requieren el vital líquido?, Agua y Drenaje tendría que estar trabajando las 24 horas para dar solución lo antes posible; debe señalar con precisión los metros cúbicos que se han dejado de consumir por los recortes, pero no informan, no trabajan al 100% y todo indica que están esperando que la naturaleza por medio de un huracán llene las presas.

Ahora bien, el ocupante del Palacio de Cantera parecería que su única función es vender humo, su obsesión por hacer anuncios espectaculares cada día no tiene límites. Esto viene a colación por el anuncio de esta semana en donde expresó: "La buena noticia es que a partir del miércoles, a más tardar el jueves, se va a subir el horario de 04:00 a 11:00 de la mañana". ¡Una hora más de agua!, estas declaraciones indignan al ciudadano porque la realidad es muy distinta a lo que piensa el gobierno. 

Un gobierno humanista estuviera trabajando sin pausa en los problemas reales que se están padeciendo, pero este gobierno que está bajo el signo del Instagram su único objetivo es aparentar que trabaja para entretener a su audiencia.

En conclusión, Nuevo León necesita de un gobierno menos protagónico pero enfocado a lo único importante: la gente.

×