OpenA
Fortaleza ciudadana

Violencia en la canchita

Fortaleza ciudadana

Me entero que el sábado pasado, jóvenes que practican deporte en una canchita que está al sur de Monterrey, a espaldas de un centro comercial, donde se juega futbol 7 o algo así, al calor de las emociones que son parte del encuentro deportivo se dieron una enojada que llegó a los golpes. Quizá aunque eso no está bien es algo de lo que se ve hasta en los juegos de los profesionales, por lo que casi se ve normal que los desencuentros o diferencias terminen en unos empujones y eventualmente en algunos golpes, hasta que llega el árbitro o el resto de los compañeros, y regularmente no pasa de puros empujones.

Ojala en el caso que me voy a referir hubiera sido así, pero no; resulta que uno de los jugadores bajo de estatura fue contra un joven que lo supera sustancialmente en estatura y que se sabe que juega en un equipo de futbol americano, en una de las instituciones de mayor prestigio de la localidad; se trenzaron en golpes, pero en esta ocasión los otros jóvenes que estaban tanto en la cancha como en las gradas, ni el árbitro, pudieron contener la agresión, donde luego participan otros dos que también le superan en tamaño y ,según platican testigos, aun estando en el suelo fue pateado por otro de los participantes, de manera que la victima, que es un joven de 24 o 25 años, resultó con diversas fracturas en la cara e inflamación del cerebro, de manera que tuvo en riesgo la vida, de esas lesiones que ponen en peligro la vida y tardan más de 15 días en sanar, las que son consideradas delito y que tienen una pena específica para quien incurre en este tipo de conductas antisociales. 

Cuando se describe una agresión de este tipo sin que exista una motivación externa que lo haga entendible, quizá la mayoría de nuestros lectores pudiera pensar que esto ocurre entre jóvenes miembros de pandillas de un barrio donde la supervivencia es complicada, por no decir que de bario pobre donde sale adelante el más fuerte, pero no, queridos  amigos, este lamentable evento ocurre en una canchita “fifí” o “fresita” donde acuden chavos bien, bueno eso pensamos que son chavos bien, pero con conductas muy reprobables. En estos casos es obligada la reflexión, de qué motiva a los jóvenes a regalar una golpiza de esa intensidad y no conformes hacerlo entre varios, con lo que agrava las cosas pues se puede considerar modalidad de pandillerismo, lo que añade mayor castigo. Los jóvenes que participaron son estudiantes de nivel profesional de las más prestigiadas universidades locales a quienes ya busca el Ministerio Público y los abogados colegas de la victima quienes buscan la reparación del daño y el castigo a los autores. 

Mensaje para los padres: hay que estar cerca de nuestros hijos y hacerles saber que este tipo de cosas no son fantasía, como pudieran ser los videojuegos, aunque ya son adultos que pueden votar y ser guardados en una prisión por no saber moderar sus impulsos violentos. En este caso, creo que son de fácil identificación y obviamente de seguimiento puntual a las consecuencias de derecho para casos así. 

Este hecho me recuerda la agresión de la que fue víctima el hijo de un amigo médico que al estar en uno de los festivales musicales que se realizan en la ciudad al defender a una damita que estaba con él resulto agredido y dejado irreconocible, al grado que su propio padre, médico que le atendió, a priori no lo reconocía y bueno como el mismo lo narró en un video que le dio la vuelta a Monterrey, son cosas que no se le desean a nadie y que se pueden evitar. 

Deseo que se restablezca el lesionado y que los responsables atiendan como hombres este asunto, asuman su responsabilidad y las consecuencias de sus hechos.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño Garcia

×