OpenA
Sí-Neh

¡Viva el terror ochentero!

Sí-Neh

¡Viva el terror ochentero!

¿Otra víctima de las expectativas?

Fear Street: 1978 (La calle del terror - Parte 2: 1978) del 2021 es dirigida por Leigh Janiak y secuela de la bien recibida Fear Street: 1994 (2021). 

Retomando la historia donde quedó al final de la primera parte, descubrimos que, a pesar de lo que Deena (Kiana Madeira) pensaba, la maldición no se ha roto y acuden a C. Berman (Gillian Jacobs) para buscar una forma de detener la maldición.

Berman nos comienza a narrar los hechos que tomaron lugar en el Campamento Nightwing de 1978, en donde campistas de Shadyside y Sunnyvale, quienes tienen una rivalidad ancestral, compiten en un torneo anual de boy scouts.

A pesar de que Cindy Berman (Emily Rudd) hace todo porque el evento sea lo más ameno posible, su hermana, la rebelde Ziggy Berman (Sadie Sink), hará todo por ser el tormento de sus enemistades, sin embargo, tras rumores de que un miembro del staff ha estado practicando magia oculta, las cosas comienzan a tomar un giro siniestro dentro del campamento.

En una jugada bastante atrevida la trama de esta historia se centra alrededor de personajes diferentes, en vez de nuestros protagonistas anteriores, quienes nos van guiando a través de uno de los sucesos más atroces y aterradores en la historia de Shaydside, la Masacre del Campamento Nightwing.

Esta entrega logra superar y realmente avanzar mucho más la trama en cuanto al trasfondo de este universo, dándonos pequeñas pistas de cómo fue que la maldición de Sarah Fier comenzó y a la vez más muertes, más sangrientas y mucho más divertidas.

Está claro que, después de haber establecido la premisa básica, en esta película se tomaron la libertad de jugar mucho más con el concepto, y explorarlo de una forma entretenida dándonos a los espectadores mucho más de lo que esperábamos desde el inicio.

El reparto es digno de reconocerse ya que gracias a ellos el cambio de protagonistas funciona, además de Sadie Sink y Emily Rudd, tenemos a Ryan Simpkins como Alice, McCabe Slye como Tommy Slater y Ted Sutherland como Nick Goode, haciendo un excelente trabajo en sus respectivos roles.

Aún más que la primera entrega, esta segunda es más concretamente una carta de amor a los slashers de los 80’s, como Friday The 13th (1980) y Halloween (1978), abrazando los tropos que son característicos del género y dándonos suficientes giros interesantes que hicieron que los personajes sean mucho más completos y genuinos.

Esta entrega logró avanzar y mejorar lo que la primera estableció, siendo uno de esos raros casos en los que la secuela es mejor que la primera entrega, por lo que garantizo que si te gustó la primera esta te encantará, pero ¿podrá la tercera entrega darnos un final satisfactorio? Será cuestión de esperar y ver. 7/10.

×