Voto por botox


Mañana deberá emitirse un “informe justificado” por parte del Comité Estatal de Nuevo León, que debe agotar las esperanzas del panista Felipe de Jesús Cantú para lograr la anulación de las elecciones extraordinarias a la alcaldía de Monterrey, que el 23 de diciembre otorgaron a Adrián de la Garza la constancia de mayoría por casi dos puntos porcentuales. Más de 400 paquetes electorales fueron abiertos para verificar las impugnaciones de PRI y PAN, básicamente por cuestiones de procedimiento.

De esta forma, lo que ahora está sucediendo no es un recuento voto por voto, sino más bien un voto por botox, por aquello de que estamos frente a modificaciones cosméticas y no de raíz. Resulta muy difícil que las autoridades electorales vuelvan a anular las elecciones extraordinarias de diciembre  como sucedió con las ordinarias de julio, que dieron por escaso margen de menos del uno por ciento el triunfo al panista. A esto hay que agregar que las medidas del gobierno de López Obrador ha terminado con restricciones a los presupuestos de los institutos electorales, que les hace más difícil despacharse con la cuchara grande a la hora de organizar comicios.

Adrián de la Garza ya se encuentra virtualmente despachando como alcalde de Monterrey. Pero el margen reñido de su triunfo electoral le obliga a entender algo que a nivel federal no se acaba de aplicar: de la misma manera de que Andrés Manuel tiene que ser presidente de todos los mexicanos y no solamente de los 30 millones que votaron por él –aunque haya sido más del 50% de los votos emitidos–, De la Garza tiene que acudir a la reconciliación, a restañar heridas y olvidar descalificaciones.

Las campañas ya quedaron atrás, es la hora del esfuerzo conjunto de todos los regiomontanos bien nacidos –para el caso de todos los mexicanos– en beneficio de la comunidad.

No es necesario señalar que la ciudadanía regia tiene urgencia de que todos sus problemas sean abordados. En primer lugar, el de la seguridad, lo cual es obvio, pero no hay que olvidar otros fenómenos igual de evidentes como la calidad de las vialidades de la ciudad, cacarizas muestras de un bacheo que se hizo solamente para que el mal volviera a surgir y el contrato de remiendos volviera a tramitarse.  No hay que olvidar la contaminación del medioambiente, no basta con achacársela al uso de fuegos pirotécnicos por estas fechas festivas, el aire en el valle regiomontano es irrespirable.

Una vez que termine este proceso cosmético, cosa que debe ocurrir mañana, es imperativo recordar que las campañas ya terminaron y que los gritos y sombrerazos deben olvidarse.

PILÓN.- Ayer al mediodía, el gobernador Jaime Heliodoro Rodríguez recibió al rebelde con causa Aldo Fasci para discutir si su renuncia al puesto de director de Seguridad del Estado se le aceptaba o no. El resultado fue una confirmación de Fasci en el puesto.

El asunto era sencillo: no se puede confiar una dirección de la importancia de esta sin dotar al titular de todos los hilos de control para poder ejercerla plenamente, con autoridad. De manera especial, los asuntos que tienen que ver con la delincuencia y la seguridad, el mando tiene que ser casi militar en su plenitud.

Como dicen los clásicos, el que manda, manda. Y si se equivoca, vuelve a mandar. Fasci parece ser de esta calaña.

Volver arriba