OpenA
Opinión

¿Y los camiones? 

Opinión

¿Y los camiones? 

A dos semanas de que el gobierno que encabeza Samuel Alejandro García Sepúlveda cumpla el primer año de gestión, su administración en lugar de emprender las obras y los programas sociales contenidos en su plan de desarrollo, sigue enfocada en hacer promesas, planes fantasiosos, inventar excusas y montar escenografías chuscas. 

Una de las asignaturas que se ha convertido en la "papa caliente" del actual gobierno es la movilidad de la zona metropolitana. De acuerdo a su programa de acción, el transporte público y las vialidades eran prioridades a desarrollarse desde el primer día. Para tal efecto, se armó una super secretaría de Movilidad, a la que se destinó el mayor presupuesto de la obra pública –"histórico" como le gusta decir al gobernador–, para ampliar las rutas del Metro, adquirir modernas unidades de transporte urbano, implementar vialidades inteligentes, entre otras inversiones. 

Sin embargo, conviene preguntar después de un año de gestión: ¿Qué ha pasado con la tan anunciada reestructura del transporte público? La respuesta es: ¡Nada! Veamos a continuación. 

El lunes deberían de haber llegado a Monterrey el último camión, de los 800 que se arrendaron en diciembre del año pasado, lo único que se tiene son 70 unidades, lo que abundan son las excusas, puros cuentos chinos para justificar la irresponsabilidad e incompetencia del Instituto de Movilidad. Hace dos meses, para paliar este incumplimiento, el gobierno aseguró que no podía sancionar a los proveedores, ni mucho menos cancelar el contrato, porque las unidades se estaban fabricando en China y muchas ya estaban listas para embarcarse. ¿Qué dijeron la semana pasada? Exactamente todo lo contrario, que no sabían cuándo iban a llegar las 700 unidades restantes. 

Hay que decirlo claramente, se trata de un contrato de $4 mil millones de pesos y la empresa a la que asignaron este contrato es "todóloga", con nula trayectoria en el ramo del transporte, a pesar de esta inobservancia lo único que se le impuso fue una sanción muy baja; lo que nos lleva a cuestionar: ¿Por qué no le han cancelado el contrato?  Por si esto fuera poco, hace dos meses se adjudicó un nuevo contrato de 400 camiones adicionales, pero con un pequeño detalle: el valor aumentó un 13%. ¿Cómo es posible? que el Instituto de Movilidad sea incapaz de monitorear estas adquisiciones millonarias, permitir el sobreprecio y la contratación de empresas ajenas al sector del transporte.

Todo indica que unos cuantos están obteniendo pingües ganancias con este bochornoso asunto de los camiones chinos. Los que salen perdiendo son los millones de usuarios, quienes llevan décadas esperando un medio de transporte eficiente, económico y seguro. Se trata de estudiantes, trabajadores y empleados que destinan hasta seis horas del día para transportarse de su casa a un punto destino, en lugar de estar en su hogar con su familia, todos los días deben jugársela con camiones que van llenos, no se paran, se descomponen por estar en mal estado y los accidentes no se hacen esperar. De los pocos camiones que llegaron, 15 están funcionando en el municipio de Santa Catarina, pero aumentaron el peaje a $15 pesos y no disponen del validador de tarjeta feria, por lo que los usuarios tienen que pagar en efectivo; la otra opción que les queda es peor, esperarse hasta dos horas para abordar las unidades de siempre. ¡No se vale tanta insensibilidad!

Un gobierno humanista desde el primer día se hubiera enfocado en utilizar los recursos de manera eficaz y eficiente para mejorar las rutas de los camiones urbanos, con más y mejores unidades, brindando seguridad y atención a los millones de usuarios para mejorar su calidad de vida, pero este gobierno que está bajo el signo del Instagram es insensible a este grave problema y solamente se preocupa por divertir a su audiencia. 

En conclusión , Nuevo León requiere de un gobierno enfocado en el transporte público porque ahí está la gente.

×