OpenA
Opinión y Propuesta

Y sigue la mata dando con las elecciones

Opinión y Propuesta

Este año, además de las elecciones a nivel nacional, en algunos estados se elegirá también un nuevo gobernador

Pero, ¿cuál es la responsabilidad de un gobernador? Bueno, es quien encabeza el Poder Ejecutivo del estado, o sea que “ejecuta” las políticas públicas en todos los órdenes que se traducen en la obra de gobierno. Es un cargo de alta responsabilidad, porque toma las decisiones diarias en prácticamente todos los aspectos de la vida pública y afecta directamente la vida de sus paisanos: Es responsable de la seguridad pública, del sistema de salud del estado, de cuidar, ejercer, controlar y dar cuenta del presupuesto estatal; lo cual implica que también es responsable de las obras de infraestructura que se realicen y del gasto que implican. 

Igualmente es responsable del sistema educativo, tiene que coordinar sus esfuerzos con los Poderes Legislativo y Judicial estatales y también con los federales; así como con la presidencia de la República. Además, de él dependen aspectos de promoción turística de su estado, de atracción de inversiones, de cuidado de la gobernabilidad de su entidad, por lo que también tiene relación con las demás fuerzas políticas locales… y un largo etcétera…

Un cargo como éste debiera ser ocupado por personas con amplia experiencia en la gestión pública; con una sólida formación académica, además de un sentido común y de servicio muy arraigados y probados, características todas éstas, que les permitan ejercer sus funciones de la mejor manera posible. Es por ello que debe elegirse con sabiduría y con alto rigor, para no seleccionar a quien que no cubra el perfil y que seguramente no va a dar el ancho en el ejercicio de la gubernatura.

En el caso de Nuevo León, ha llamado la atención a nivel nacional el caso de Samuel García, quien con apenas 33 años de edad, cuenta con Licenciatura, Maestría y Doctorado por el ITESM. Se ha desempeñado como diputado local y desde hace dos años como senador de la República, y  hace unos días se convirtió en el candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura estatal, imponiéndose sobre su rival más visible, Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del excandidato presidencial priista ultimado en 1994 y quien se desempeña como diputado local. Llama la atención que ese partido haya preferido postular a García sobre Colosio, ya que, desafortunadamente para el candidato, su nombre ha sido noticia por los escándalos en los que ha incurrido y no por su buen desempeño como legislador. Dichos escándalos van desde actitudes machistas, hasta frases desafortunadas que dejan ver una tremenda falta de sensibilidad ante la vida de los ciudadanos que dice representar y que busca gobernar y dejan de manifiesto una profunda ignorancia pese a sus credenciales académicas. Sobre su rival Colosio, no es mucho lo que se puede decir, pero por lo menos no ha sido el objeto de burlas ni de la comidilla política, por sus desaciertos.

Ojalá Movimiento Ciudadano y los demás partidos reconsideren sus criterios de selección de candidatos y privilegien las buenas ideas y trayectorias, por sobre las ocurrencias y disparates que son buenos para posicionar a alguien, pero que no sirven para garantizarle a los ciudadanos un buen ejercicio de gobierno, que es a fin de cuentas, lo que se merecen.

Ojalá que sí.

Además opino que es necesario e importante generar políticas públicas educativas en relación al cuidado, protección y preservación del ambiente.

más del autor
×