OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

¿Y tú por qué marchas?

En Palabras De Los Psicólogos

¿Y tú por qué marchas?

El día domingo, fuimos testigos de un gran movimiento sobre el cuidado y el respeto de la vida. 

Me dio mucho gusto ver a tantos jóvenes poniéndose en pie para alzar la voz, comprometidos con una causa, haciendo letreros, pancartas, usando megáfonos o sencillamente gritando a todo pulmón, defendiendo su manera de creer.

Con lo referente al tema, es muy importante documentarnos acerca de las iniciativas que todos los grupos están proponiendo, sobre las nuevas leyes, que de alguna manera se están autorizando, pero mis estimados lectores vamos a informarnos bien.

Ahora también lo tengo que decir, me gustó mucho el día de la marcha de la mujeres, donde la solidaridad y el apoyo entre ellas se hacía palpable, la empatía por las razones de  cada una, espero que las podamos permear en otros sitios y momentos donde ayuda más una palabra amable que una buena intención.

Y saben otra cosa también disfruté de la marcha por la paz, la marcha por los derechos a la diversidad, por que nos habla y nos hace voltear a ver lo que está pasando y por lo que está pasando nuestra ciudad, la necesidades que hay expuestas por sus verdaderos protagonistas.

El comentario de hoy no es para inclinarme hacia una postura u otra si no para puntualizar el cambio de conciencia que está sucediendo, el salir a marchar por cualquiera que sea tu causa, me parece tan valeroso, ya que te haces presente, le quitas lo invisible a una situación, le pones cara, nombre y apellido.

Entiendo que todos estos movimientos tienen un fin, buscan lograr algo, para mí es verse, para mí es oírse, estemos a favor o no. Y como lo decía hace un momento no es el fin, antes de tomar una postura, escucha, sé empático, dentro de ti pregúntate el por qué de esta manifestación, escucha los datos, los testimonios.

No podemos seguir en una postura pasiva donde “como no es mi caso” me hago como el que no sé, no… hay que documentarse, hay que investigar. Creo que yo con lo único que no estoy de acuerdo es en fomentar una brecha aún más ancha de la que ya existe, este tiempo que nos toca vivir y en el cual educar a nuestros hijos, exige respeto, pero también conocimiento, por eso me dio gusto que muchos jóvenes participaran.

En ocasiones tachamos o etiquetamos a los jóvenes como con falta de compromiso e inmadurez, pero cada vez son más los que se manifiestan, los que hablan y alzan sus voces por proteger sus creencias. Que las marchas son ruidosas, que algunos las usan de pretextos para hacer desastres, que hay otras maneras de expresión. 

Sí, estoy de acuerdo, pero ninguna hace tan evidente una situación como el que un grupo de personas se plante y levante. Propiciemos el diálogo, no nos cerremos a escuchar propuestas.

Estemos atentos a los cambios que como sociedad estamos experimentando, ya los medios son otros, las circunstancias y las oportunidades son otras, pero que los valores como el respeto y la civilidad no se pierdan nunca, no te gustan las marchas, no marches, pero abre el diálogo y aplica acciones.

×