Opinión

Hamamelis

Remedio para las várices y hemorroides.

El Hamamelis (Hamamelis virginiana) es originario de América del Norte. Se cultiva en Estados Unidos, Canadá y en pequeña escala en Europa, especialmente como arbusto ornamental de jardines. El origen de la palabra hamamelis es discutido. Para algunos proviene del griego hama que significa “al mismo tiempo”, y melis “fruto” en referencia a que la planta fructifica cuando aún está en flor. 

Los indios norteamericanos utilizaron este arbusto con fines medicinales desde mucho antes de la llegada de los conquistadores. Empleaban la decocción de su corteza y hojas para tratar inflamaciones, tumores y heridas de la piel. En 1735 fue introducido en Inglaterra y en 1882 fue incorporado a la Farmacopea de los Estados Unidos. 

El hamamelis es una especie muy empleada como antiinflamatorio, hemostático, astringente y tónico venoso, en especial en casos de várices y hemorroides. Se han realizado trabajos clínicos al respecto. En dermatología se suele utilizar loción de hamamelis o cremas de hamamelis para reducir la inflamación en casos de dermatitis, también se ha mostrado útil en la dermatitis del pañal. 

Al ser rico en taninos, el hamamelis tiene propiedades astringentes y hemostáticas, por precipitación de proteínas de las células superficiales de las mucosas y tejidos, formando revestimientos protectores, especialmente cuando se aplica bajo forma tópica.

Debido a estas propiedades disminuye la sensibilidad de la piel, siendo esto útil en los tratamientos de quemaduras y picaduras de insectos.

Los flavonoides del hamamelis demostraron, a través de varios ensayos, producir una acción flebotónica, vasoprotectora y capilarotropa, junto a una disminución de la permeabilidad capilar, lo cual mejora la circulación notoriamente. 

Su actividad antiinflamatoria ha demostrado ser de gran utilidad para tratar varices y hemorroides, de hecho, es ingrediente de varios ungüentos antihemorroidales, cremas antivaricosas y cremas de afeitar.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), aprueba el uso tradicional tanto de la hoja como de la corteza de hamamelis para el tratamiento de afecciones inflamatorias y sequedad de la piel, para el alivio sintomático de la sensación de picor y escozor de las hemorroides, para el alivio de los síntomas de dermatitis atópica y sensación de piernas pesadas y, en forma de enjuagues, para el alivio de las inflamaciones de la mucosa bucofaríngea.

Para preparar una loción anti-varices podemos mezclar Castaño de Indias, Romero, Manzanilla y Hamamelis. Al combinar estas cuatro plantas vamos a tener una acción anti-inflamatoria, estimulante circulatorio, tónico venoso, analgésico y flebotónico, reduciendo la hinchazón, el dolor y las famosas piernas cansadas. De preferencia aplicar la loción dos veces al día levantando ligeramente las piernas. 




×