Opinión

La primavera no sólo trae bendiciones

La primavera no sólo trae bendiciones

Con la llegada de marzo, los frentes fríos comienzan a ser menos frecuentes y severos; las bajas temperaturas invernales comienzan a dar paso a días más largos y calurosos hasta que, con el equinoccio como punto de inflexión en el hemisferio norte, llega la primavera. Los árboles comienzan a vestirse nuevamente de hojas verdes y a hermosearse con flores coloridas. Los campos se vuelven fértiles y los sembradíos empiezan a manifestarse.

Sin embargo, la primavera desgraciadamente no sólo trae bendiciones consigo. Con ella también llega la temporada de incendios. La dureza con la que muchas veces embate el invierno a través de devastadoras heladas deja como consecuencia toneladas de materia sumamente flamable en nuestros bosques.

Y aunque el cambio climático ha subido el promedio de la temperatura en épocas invernales, afectando por cierto a varios cultivos por la falta de “horas frío” indispensables en sus procesos biológicos, los picos drásticos a causa del mismo fenómeno originan que miles de plantas se sequen por congelamiento.

Existen dos formas en las que un incendio puede iniciarse: la natural y la humana. El detonante principal de la primera es, regularmente, un rayo emitido por alguna tormenta eléctrica. La mayor parte de las veces la descarga viene acompañada de lluvia redentora que controla el siniestro. Pero cuando no sucede así, se corre el riesgo de que el incendio se salga de control. En este caso, no hay mucho que podamos hacer para prevenirlo, sólo nos queda actuar con oportunidad para conjurarlo.

Pero en la segunda causa sí hay mucho por hacer desde el punto de vista de la prevención. Mantener limpios nuestros bosques es requisito indispensable, sobre todo libres de envases de vidrio: el efecto lupa que genere un fondo de botella o una colilla de cigarro mal apagada pueden convertirse en los iniciadores del fuego.

Prender carbón o leña para asar carne, o simplemente para calentarse, ha sido la causa criminal de terribles incendios en nuestros bosques recientemente. Por ningún motivo y en ninguna circunstancia, aun cuando creamos que tendremos la lumbre bajo control, se deben encender fogatas en la sierra. Celebro la decisión de las autoridades de incrementar radicalmente los montos de las multas para los delincuentes que lo hagan.

Cada árbol que se quema, cada hectárea de bosque que se pierde, atenta contra nuestro futuro, contra nuestro planeta, requerirá un esfuerzo importante para reforestarse y tardará muchas décadas en recuperarse.

Seamos responsables y cuidemos nuestros bosques. No pongamos en riesgo el patrimonio ecológico de nuestros hijos. Si ahora en tiempo de vacaciones vamos a la sierra, disfrutémosla pero actuemos como seres humanos racionales y comprometidos.


Etiquetas:
×