Opinión

Presupuesto 'made in Congress'

Presupuesto 'made in Congress'

Pues ya empezó el Congreso de Nuevo León a cumplir sus amenazas... Iniciaron los trabajos para diseñar, ellos mismos, el Presupuesto 2023 del estado, sin tomar en cuenta a Samuel... ¡Zazzz!
Sí, estimado lector, así va la cosa en esta cada vez más desesperante “guerrita sin cuartel” que se traen entre Ejecutivo y Legislativo, donde cada parte pareciera querer demostrar que es más fuerte y que puede lograr “arrodillar” a la otra... Pero es una guerra donde –la neta– nadie va a salir ganando, donde todos perdemos, y por más que la sociedad se los dice y se los reclama, pareciera que ya no saben cómo salirse del embrollo y tampoco se sientan a negociar “para no doblarse”... Nombre, ¡de veras que estamos mal!

Y sí, cada lado da sus argumentos de cómo la “otra parte” fue, o incumplida, o traicionera, o abusiva, o “pasada de lanza”, y que “ya se metió con lo personal”... Pero mientras más se tiren y más se dañen, más complicado se vuelve remediarlo y más rencores van a quedar para después... ¡Que alguien los separe ya, óigame!

Pero total... Lo que escucha Protágoras sobre este Presupuesto “made in Congress” es que le van a meter con todo a fortalecer a los municipios que tradicionalmente han recibido “de menos”, por esas fórmulas polémicas que le hemos comentado, donde a los municipios se les da no por sus necesidades, sino por su capacidad de recaudación en el periodo anterior, y donde por eso siempre le iba demasiado bien a San Pedro y hasta cierto punto a Monterrey, pero muy mal a zonas como Juárez, García y toda la periferia...

Entonces, tampoco es que los diputados estén armando un presupuesto absurdo o abusivo... Lo que le dicen a Protágoras es que van a aprovechar y hacer “justicia” a las zonas pobres, pero empezando, eso sí, por los 24 municipios que gobiernan los partidos de la “alianza”... ¡Hmmm!... Así que, de triunfar este presupuesto “alternativo”, los que tendrían que empezar a preocuparse por una caída en sus números esperados son San Pedro y Monterrey... ¡Ouchhhh!

***

Y bueno: hay más en torno a este Presupuesto “made in Congress”...
Las fuentes le dicen a este editorialista que otra encomienda que traen los legisladores “de la oposición” es subirle el billete a esos órganos autónomos que son parte del estado pero que no dependen del Ejecutivo –o sea, los que NO pone Samuel García–, como, por supuesto, las fiscalías, o sea la General, la Anticorrupción y la Electoral; además de los órganos del Poder Judicial... En otras palabras, le meterían más lana a las instituciones que, se dice, están más alineadas con el PRIAN... ¡Ufff!

Ah, y nos enteramos que también piensan subirle a otros órganos que sí dependen de Samuel, como Fomerrey, Metrorrey o el Instituto de la Juventud, pero que habrá diputados específicos que irán a gestionar esos aumentos, de manera que públicamente ELLOS se cuelguen la medallita, y no el Ejecutivo... ¡Íralos qué maquiavélicos!...

Ahora, de acuerdo con nuestros informantes, el Congreso NO piensa ser irresponsable ni descuidado con las prioridades de Nuevo León; o sea, con rubros como la educación, la salud o la seguridad... Según esto, ya hubo comunicación “tras bambalinas” con el tesorero Carlos Garza, y le pidieron que les pasara su “lista de lo indispensable” –cosa que supuestamente ya hizo–... ¡Óraleee!

Esto, para que los diputados se aseguren de ajustar los presupuestos de esos sectores “esenciales”, de manera que el gobierno estatal sí pueda cumplir con cosas que prometió Samuel como la salud universal, el apoyo a niños con cáncer, la contratación de más policías, etcétera... ¡Pues claro: el Congreso no es tonto y no quiere que luego lo culpen de que no hay lana ahí!

Claro, dicen estas fuentes que, fuera de todo lo esencial y lo indispensable, con el resto de los rubros del Presupuesto 2023, el Congreso no va a tener misericordia: va a recortar como si estuviera ¡de fiesta!, casi casi como cuando podas la maleza de un jardín muy crecido... ¡Ay nanita!... Y claro, eso es siempre y cuando este Presupuesto marca “Congress” fuera el aprobado...

Pero la verdad sea dicha, aún se alberga la esperanza de que, antes de que acabe diciembre, se terminen sentando a negociar con el Ejecutivo, en una mesa tranquilos y serenos, con cafecito y galletitas... ¡Dios los oiga!

***

Ahora, no es por hacerla de abogado del diablo, pero es importante escuchar al ángulo opuesto... Y es que ahí hay voces que se preguntan si los diputados no se han dado cuenta de que están corriendo bastaaante riesgo y que les puede salir “el tiro por la culata“...

Vamos, podríamos dar por hecho que Samuel García no cederá en la versión del Presupuesto 2023 “marca Congreso”, misma que puede vetar, y, de ser necesario, dejará que aplique el de este año, lo que obligaría a los miembros del “Pacto Nuevo León” a tener que conformarse con los mismos recursos de este año y sin posibilidad de pedir, como era “tradición”, apoyos a la palabra con la administración estatal.

Y es que los alcaldes también deben tener bien claro que el azaroso –y muchas veces deficiente– manejo de sus recursos los hace dependientes de las ayudas estatales, hasta para pagar la luz o tapar un bache... ¡Ups!

Por eso, escucha Protágoras que ya andan algunos personajes estatales susurrándole al oído a los alcaldes y a algunos diputados –los que no son jefes– el mensaje de que aún están a tiempo de “dejar de ser peones de los reyes del PRIAN, de evitar ir a una guerra perdida, salvar sus erarios y proteger a los ciudadanos de sus municipios” de esta “guerra de ambiciones políticas”... ¡Aaaayyy!... ¿Será que algún alcalde la pensará dos veces y se animará a tender el primer puente verdadero con Samuel?... ¡Uuuuuf!
¡¡Yássas!!


×