Opinión

Samuel: no dejes que Adán se lleve el agua a Tamaulipas

Samuel: no dejes que Adán se lleve el agua a Tamaulipas

La gente de Nuevo León está muy ofendida con Adán Augusto. No lo perdonaremos tan fácil. Se le pasó la mano con nuestro pueblo.


La crisis del agua puede volver en cualquier momento. Sobre todo, si Adán Augusto quiere dar a entender que a nuestro estado le sobra el agua.


Ya nos dio gato por liebre una vez, y nos puede volver a engañar con el pretexto del estudio técnico de Conagua, para ver si se hace o no el trasvase a Tamaulipas. A ese señor ya no le creemos ni el bendito.


Ayer le dio un abrazo al gobernador Samuel García en Palacio de Cantera, y muchos lo sentimos muy hipócrita. Abrazo con puñalada trapera, como dice la ranchera.


Por ley, tenemos que enviar agua de El Cuchillo a la presa Marte R. Gómez. A eso se le dice “trasvase”.


Que si El Cuchillo tiene más de 315 millones de metros cúbicos tenemos que regalarles agua a los tamaulipecos.


Que si la presa Marte R. Gómez tiene menos de 700 millones de metros cúbicos hay que darles agua para riego de sembradíos.


Que nos sobra agua a los nuevoleonenses, porque El Cuchillo está al 67% de su llenado total.


Que hay que cumplir la ley, aunque sea en contra de la justicia social de los regiomontanos.


De ninguna manera. Aquí hay gente que todavía no tiene agua en sus casas. Que todavía no le sale agua del grifo los siete días de la semana. Colonias enteras de San Nicolás que siguen con el desabasto, que siguen con los cortes de servicios.


Yo propongo a la Conagua y a Adán Augusto que se deje de estudios técnicos porque son puro cuento y ya se cambie esa ley históricamente injusta.


No se vale. Es estos tiempos de sequía, de sed, que nadie abuse de los regiomontanos. Ya basta. Váyase a burlar a Tabasco o más lejos. Aquí no.


Si a algunos alcaldes les vale madre que sus vecinos no tengan agua, al diablo con esos alcaldes. Renuncien y váyanse a su casa.


Ayer, a los reporteros se les olvidó preguntar a Adán Augusto por qué está negociando con Américo para tender un acueducto del Pánuco a Tamaulipas y nos dejó fuera del proyecto a los nuevoleoneses.


¿Somos para Adán Augusto ciudadanos de segunda? ¿Con sus declaraciones de tercera? ¿Con su falsa transformación de cuarta?


Ya sé que a la gente de Nuevo León no nos compete tomar la decisión del trasvase o no de El Cuchillo. Pero somos los más afectados.


Somos víctimas de una ley, que se aprobó para otras épocas y otras circunstancias. No las actuales.


Y este acuerdo de 1996 nos obliga a ceder agua a los tamaulipecos.


Si a la gente de Nuevo León nos van a quitar 8 meses de agua; si nos van a arrebatar lo equivalente al consumo anual de 1.4 millones de familias regias, será una canallada. Otra infamia.


¿Lo vas a permitir tú? Yo no. Antes que los sembradíos de Tamaulipas, están nuestras familias de Nuevo León.


Y quiero que mis hijos tomen agua y que desayunen, coman y cenen todos los días, sin excepción.


Cuide sus palabras y sus acciones, Adán Augusto. Ya fue mucho con usted. No crea que ya le perdonamos sus majaderías.


×