OpenA
Sabias Que

¡De terror! ¡Estas muñecas son más malas que Anabelle!

¡De terror! ¡Estas muñecas son más malas que Anabelle!
Foto: Especial

Las redes sociales han revivido algunas de las leyendas más escalofriantes de todos los tiempos, aquí te decimos cuáles son...

Los amantes del terror deben seguir leyendo este artículo; sin embargo, si eres de los que se asustan con facilidad te pedimos que saltes esta nota para que no tengas pesadillas.

En el mundo existen millones de historias de terror que han sido plasmadas en libros, programas de televisión e incluso en películas de Hollywood, tal es el caso de Anabelle, la famosa muñeca que está poseída por un espíritu maligno.

Pero, Anabelle no es la única muñeca endemoniada que existe en la Tierra, también está Noroko y Okiku y sus historias son conocidas en todo Japón.

¡Suelta por Japón!

placeholcer

El primero de los objetos tétricos de los que hablaremos hoy es Noroko, un fantasma que está encerrado en una muñeca japonesa de tamaño real como el de una mujer joven, sin rostro ni pies y de aspecto tétrico que en los últimos días se ha hecho viral en redes sociales.

La leyenda cuenta que hace muchos años un emperador japonés fue asesinado por sus súbditos ya que estaban hartos de su comportamiento y tras matarlo le sacaron el corazón y lo guardaron en la muñeca con el objetivo de que su alma permaneciera atrapada en el interior de este objeto para la eternidad; sin embargo, nada salió como lo tenían planeado.

La muñeca con el corazón del emperador fue lanzada al mar, pero ésta cobró vida en busca de venganza y recorrió las calles de Japón hasta que fue encontrada por un coleccionista de antigüedades, quien se dice, también murió a manos de Noroko.

De acuerdo con los ciudadanos de Japón, actualmente se desconoce el paradero de la muñeca demoniaca, pero lo que sí se sabe es que “si te topas con Noroko puedes despedirte de este mundo, pues darás tu último aliento”.

Okiku, todo un misterio

placeholcer

A diferencia de Noroko, los ciudadanos de Japón creen saber cuándo nació la leyenda de Okiku y afirman que fue en 1933 cuando este juguete “cobró vida”, pues su dueña Kikuko, una pequeña aquejada con una enfermedad terminal, fallece y sus papás deciden incinerarla y guardar sus cenizas en una urna de cristal y situarlas en una repisa junto a su inseparable muñeca.

Según la leyenda, los papás de la pequeña se encontraban rezando cuando se percataron que el cabello de la muñeca, de cuarenta centímetros de altura, estaba creciendo, por lo que además de cortarlo decidieron llevar el juguete al templo Mannenji, en la ciudad de Iwamizawa, en donde ha permanecido desde 1938.

Los habitantes del templo, quienes creen que el espíritu de la pequeña Kikuko habita en el objeto, han asegurado que a lo largo de los años el cabello de la muñeca no ha dejado de crecer y que ha llegado a medir hasta 25 centímetros de largo por lo que lo cortan periódicamente.

Nadie ha sido capaz de explicar completamente por qué el pelo de la muñeca sigue creciendo; sin embargo, un examen científico de la muñeca supuestamente llegó a la conclusión de que el cabello es el de de un niño pequeño.

México también tiene lo suyo

placeholcer

El mal también acecha a México y existen algunas historias que han pasado de generación en generación sobre algunos juguetes, uno de ellos, es la muñeca del pacto con el demonio del Archivo General de la Nación (AGN), que data de 1782 y fue hecha para el religioso Francisco Javier Palacios.

A través de un pacto con Satanás, hizo que su amante, una mujer casada de nombre Josefa Sosa, le hiciera una muñeca de trapo misma que habría quedado poseída; esto con la intención de que este juguete fuera el recuerdo de ella en sus momentos de encierro en el recinto religioso, ya que su amorío era parte de un pecado.

Como estos juguetes, existen otros igual de aterradores, aunque a lo largo de la historia estos son los que más reportes de actividad paranormal han tenido, pues parece que tienen vida propia y un oscuro propósito; sin embargo, no olvidemos que estas son sólo leyendas… ¿o no?

no te pierdas las 5 del momento

Etiquetas:
X
×