Salud

Prueban radiación para aliviar latidos cardíacos irregulares

Fotografía: AP
Fotografía: AP

Especialistas estadounidenses se encuentran investigando un sistema de radiación para el corazón, método usado para tratar el cáncer.

Los médicos están aplicando radiación al corazón que normalmente se reserva para el cáncer, en un intento por tratar mejor a las personas con latidos cardíacos irregulares que amenazan la vida y que han agotado otras opciones.

Si bien es altamente experimental, las primeras investigaciones sorprendentes sugieren que puede reprogramar las células cardíacas que fallan para controlar los latidos cardíacos más como lo hacen las células más jóvenes y saludables.

“En realidad, puede rejuvenecer el tejido enfermo, y eso es bastante emocionante”, dijo la Dra. Stacey Rentschler de la Universidad de Washington en St. Louis.

Un latido cardíaco irregular llamado taquicardia ventricular es una de las principales causas de un paro cardíaco repentino, responsable de unas 300 mil muertes al año en los EE. UU. Tratarlo con radiación es un enfoque radical: los oncólogos están capacitados para evitar irradiar el corazón a toda costa por temor a daños colaterales.

Al Dr. Phillip Cuculich, especialista en ritmo cardíaco de la Universidad de Washington, se le ocurrió la idea de una alternativa sin incisión.


Se necesitan muchas pruebas iniciales. Los pacientes reciben un electrocardiograma mejorado, con un chaleco cubierto con unos 250 electrodos en lugar de la docena habitual para medir la actividad eléctrica del corazón. Agregar eso a los escaneos médicos detallados le da a Cuculich un mapa tridimensional que señala dónde se alteran los latidos del corazón.

Los pacientes se acuestan en la misma máquina que normalmente ataca el cáncer, se mantienen en su lugar y escuchan música mientras los haces personalizados golpean el lugar correcto. Puede tomar tan poco como 15 minutos.


En las áreas que fueron atacadas, las células del músculo cardíaco activaron temporalmente ciertos genes que normalmente están inactivos en la edad adulta. Entre ellos: una vía de señalización llamada 'Notch' que ayuda a un corazón en desarrollo a formar su sistema eléctrico.

Reactivar esa vía 'es animar esas áreas' para que conduzcan señales eléctricas más como cuando eran más jóvenes, explicó Rentschler. “Nunca hemos tenido ningún tratamiento que pudiera hacer eso”.

Eso es muy diferente a cómo las dosis repetidas de radiación pueden destruir tumores. Ahora, el equipo de investigación de Rentschler está probando células cardíacas humanas en placas de laboratorio, midiendo exactamente cómo conducen los impulsos eléctricos, con la esperanza de que incluso dosis de radiación más bajas puedan funcionar.

ADS
Etiquetas:
×