Eleazar_Avila_1x1_97df7641ff
Opinión

¿Bukele es rey o emperador?

Hamlet Política

1.- El espacio es para un solo rector y en la Universidad Autónoma de Tamaulipas no nos vamos a desgastar poniendo nombres y listas que son respetables, pero que al atardecer de cada día no tienen sentido por lo que todos saben. 

Quien será electo es Dámaso Anaya Alvarado. No se trata de descalificar, porque de hecho habrá un proceso electoral y competencia, democrática y legítima; sin embargo, es más que evidente que el actual titular tiene suficiente respaldo de la comunidad académica y estudiantil para ganar sin problemas. 

Está claro en la convocatoria: este 7 de febrero, de las 07:00 am a la 06:00 pm, se dará de manera histórica este ejercicio de “voto universal, libre, directo y secreto, tanto del personal académico como del alumnado”, y sólo se debe presentar la credencial universitaria vigente o identificación oficial con fotografía.

Aquí lo relevante es que mencionar nombres adicionales es, precisamente, irrelevante en términos testimoniales, por lo mismo, es prácticamente imposible pensar en más opciones que el proyecto de Dámaso. 

Desde que llegó a Rectoría, el 1 de diciembre, lo que se nota es que con Anaya todos llegan temprano y de ahí para empezar: orden, disciplina, rigor y mucha academia con investigación en favor de esta institución que sigue avanzando en el contexto de las mejores de México.

Con un adicional, la empatía profesional e institucional con el actual gobierno de Tamaulipas, a cargo del Dr. Américo Villarreal, no tiene precedente y en ello se abona mucho que, todo lo que ocupe nuestra Máxima Casa de Estudios se le concede en pro de la educación superior.

Con la ventaja, además de que aquellos años de dispendio de las etapas negras de la UAT, están prácticamente enterrados. Y es cierto, hay sitios donde hay coletazos, pero los mismos, terminan arrollados por los esfuerzos centrales.

No hay ahora, en la UAT una operación descarada de las fuerzas académicas y estudiantiles, que se traducían en asuntos electorales, no más.

Pero bueno, estaremos atentos en este mundo de elecciones y democracia permanente, donde en México ya lo saben mucho: nos importa la buena marcha del proceso del 2 de junio de 2024, al que le quedan 118 días.

2.- Me insisten en que nada digo del caso Nayib Bukele, el “autoritario” pero amado presidente de El Salvador. Tiene razón, hay muchos datos que explicar. 

La seguridad, su mejor ejemplo de efectividad, con una diferencia directa que deberíamos saber. Nayib Armando Bukele Ortez, de 42 años, comanda un territorio que hay que ver con lupa y a contraluz.

Le ofrezco un dato. El Salvador tiene 21,041 km², mientras que México, nuestra amada nación, 1.973 millones km².  Sin ofender, poner orden en territorios más pequeños es naturalmente más simple; lógicamente, lo que es admirable es la voluntad de hacerlo.

Chihuahua tiene 247,455 km². El Salvador es el 1.06% de nuestro territorio y por ello Bukele es rey.

más del autor

Elección: Municipios, la verdadera guerra

Estamos literalmente a una semana para que comience la verdadera guerra; la...

Maki y Salinas de Gortari

En la historia de los últimos 50 años, la política electoral ha tenido...

Semana Santa, semana no santa electoral

La semana no santa siempre fue muy distractora de lo electoral. Sin embargo,...

La ternura verde de ‘Tico’ García

El 9 de agosto del año pasado escribimos sobre la certeza, posibilidad; un...

últimas opiniones

La Xóchitl-agenda

Como le anunciamos esta semana, hoy hoy hooooy amanece Xóchitl Gálvez en...

La lógica de los debates

El 7 de abril se vivió el primer debate entre presidenciales 2024. Una...

Respuesta a una académica que nos insultó a los regiomontanos

Una intelectual muy sabionda nos acusa en un artículo de prensa suyo a los...

Un pionero genio robótico, Primera parte

WIKIPEDIA: “Jacques de Vaucanson (24 de febrero de 1709, Grenoble-21 de...

×