Carlos_Arredondo_1x1_784968edae
Opinión

Ebrard y su capacidad para subordinarse

Portal

A instancias de un colega saltillense me di tiempo –la semana anterior– para ver las dos conversaciones sostenidas entre Marcelo Ebrard y Diego Ruzzarin –disponibles en YouTube–, en las cuales el primero responde a una pregunta esencial: “¿por qué crees lo que crees?”.

Algunas cosas relevantes deben decirse sobre tales charlas:

La primera es el número de reproducciones logradas por las piezas: casi 1.2 millones la primera y 461,000 la segunda. En la era de la vacuidad conceptual y la frivolidad argumentativa (si acaso este último término es posible); es decir, en la era de TikTok, resulta realmente vivificante encontrarse con tales cifras para unos videos en los cuales se habla con seriedad sobre temas serios.

La segunda es el eje alrededor del cual se desarrollan las conversaciones: la filosofía. Más bien dicho, las teorías filosóficas a partir de las cuales Ebrard ha desarrollado sus convicciones personales; es decir, aquello en lo cual cree y desde donde construye sus posiciones políticas.

Una tercera cuestión digna de mención es cómo, pese a la densidad conceptual en la cual se internan las charlas en no pocos momentos, estas resultan sumamente interesantes, incluso entretenidas.

Dicho esto, va una confesión: antes de ver los referidos videos he expresado en múltiples mesas con amigos –casi siempre después de ser acusado de “odiar” a López Obrador y su feligresía– mi disposición a votar por Morena si su candidato fuera Marcelo Ebrard. También he acotado y lo dejo aquí por escrito: solamente votaría por dicho partido si el candidato fuera Ebrard.

Los diálogos del excanciller con Ruzzarin me han reafirmado en dicha convicción, pese a la acotación relevante con la cual concluirá esta colaboración. Pero dejemos eso para el final.

En las conversaciones de marras, Ebrard deja claras, sobre todo, un par de cosas: tiene una muy robusta formación académica y posee un sofisticado entendimiento de la realidad nacional, así como del papel de nuestra comunidad en el contexto de la aldea global.

Dicho en otras palabras y siguiendo el hilo de la pregunta con la cual se titulan las charlas con Ruzzarin: a diferencia de casi cualquier político, Marcelo sí es capaz de expresar con profundidad –pero de forma sencilla y clara, es importante referirlo– aquello en lo cual cree y, a partir de allí, desgranar una robusta e inteligente propuesta de acciones para desplegar desde el gobierno.

Se puede o no estar de acuerdo con la ideología a la cual se suscribe el hoy aspirante a la candidatura presidencial de Morena, pero son indiscutibles la solidez conceptual de la cual parte para expresarla y defenderla, así como la coherencia entre sus posiciones ideológicas y sus propuestas concretas para transformar la realidad.

No queda ninguna duda, escuchándole, de estar ante un hombre de izquierda capaz de empujar, a partir de los postulados de la izquierda, un proyecto de gobierno coherente merced al cual sí se transformen para bien las condiciones actuales de la mayoría de los habitantes del país.

En ese sentido, y a contracorriente del discurso “corcholatero” pronunciado hasta el vómito en las semanas anteriores, Ebrard no es un político “capaz de darle continuidad a la cuarta transformación”, ese amasijo de ocurrencias inconexas y vacías de sustancia cuyo fracaso ya reseñará la historia.

Ebrard podría ser –en el improbable caso en el cual mañana se mencionara su nombre al dar a conocer el resultado de la encuesta morenista– el primer individuo auténticamente de izquierda –de izquierda moderna, no trasnochada– en ocupar la Silla del Águila.

Un solo aspecto de la personalidad de la “corcholata” me causa desazón, aunque al mismo tiempo me asombra: su capacidad para, a pesar de su evidente superioridad intelectual, subordinarse como lo ha hecho, a lo largo de todo el sexenio, a un individuo como López Obrador.

@sibaja3

más del autor

El Zócalo dejó de ser territorio exclusivo

La “marea rosa” inundó por segunda ocasión el Zócalo capitalino el...

Las ‘reformas’ tramposas de López Obrador

A confesión de parte, relevo de pruebas, reza el principio jurídico. En...

Parquímetros ‘inteligentes’: una estafa en Saltillo

“No hay problema con pagar por el estacionamiento… ¡pero que lo hagan...

¿Cómo? ¿Hubo precampañas?

La interrogante con la cual se titula esta colaboración es absolutamente...

últimas opiniones

¿La venganza de la refinería?

Se escucha en los pasillos de algunos organismos industriales de Nuevo León...

¿Es bueno que el gobierno del estado solicite más créditos para obra pública?

No siempre endeudarse es malo. A veces, para poder financiar tus proyectos...

Quienes quisieran haber asistido y quienes no le dan importancia

Me refiero a la asistencia el pasado 18 de febrero a la Marcha por la...

¿Un testimonio pionero? Cuarta parte

“Las muestras de vidas: Entonces el Intérprete colocó en el suelo ante...

×