Eloy_Garza_1x1_f3d09149d4
Opinión

El monstruo de la refinería de Cadereyta, Nuevo León, contada a los niños

Eloy X Hoy

Había una vez un monstruo llamado refinería de Cadereyta. En el fondo de su corazón, este monstruo era bueno y abastecía de gasolina a unos seres muy buena gente llamados nuevoleoneses.

Pero este monstruo comenzó a enfermarse y tosía y vomitaba humo y plomo todo el día, sin parar.

Con sus tosidos diarios comenzó a enfermar a niños, ancianos, con enfermedades respiratorias, cáncer y vidas que se acortan.

Los funcionarios locales de Pemex que cuidan a este monstruo, en vez de curarle la tos, evaporan el dinero que les dan para su mantenimiento.

Este monstruo de Cadereyta es una de las refinerías más grandes y antiguas de todo el país, y arroja mucha contaminación, igual que muchas empresas y fábricas de Nuevo León.

Algunos vecinos nos pusimos a investigar por qué era tanta la contaminación de la refinería y hallamos que el principal motivo es su tecnología vieja y obsoleta.

Extraer petróleo y refinarlo requiere de grandes cantidades de energía, agua y productos químicos. Sin embargo, los funcionarios de la refinería de Cadereyta no actualizan sus equipos. Prefieren evaporar el dinero. Y si no le ponemos freno a tanta evaporación, seguirán liberando gases tóxicos que nos envenenan a todos.

Sin embargo, ahora hay líderes sociales que alegan que la contaminación no es mala. Que es parte del paisaje y las tradiciones de Nuevo León.

Pensemos un momento como ellos. ¡La refinería de Cadereyta! Qué hermoso que nos contamine el medio ambiente. Así somos más norteños. Es más, habría que aplaudirle a la refinería por su maravillosa capacidad para generar veneno. ¿Qué emocionante experiencia, no es verdad?

Que divertida la refinería con su increíble habilidad para convertir el aire fresco en pestilencia. ¡Es como magia! Cada vez que la refinería se enciende, parece que el cielo se oscurece, la vegetación se seca, la vida se acaba.

Y aguarda porque viene lo más emocionante: el humo y el polvo no sólo se quedan en el aire, sino que también llegan al agua. Sí, esa agua que tomamos y que ahora tiene un sabor metálico, digamos que “industrial”. La refinería logra mezclar los químicos con el agua y nos da una bebida única y exclusiva para todos los habitantes de Nuevo León.

Y hablemos de los alrededores que también han recibido el toque “contaminante” de nuestra querida refinería. Árboles muertos, suelos contaminados, animales extintos.

¿Y sabes qué es lo más emocionante de todo? La sensación de vivir en un horno. Porque el humo y el calor emanados de la refinería nos hacen sentir como si viviéramos en un paraíso tropical. ¿Para qué irnos a una playa si aquí tenemos un ambiente sofocante y lleno de contaminación en nuestra propia ciudad?

En fin, la refinería de Cadereyta demuestra cómo podemos convertir sin mucho esfuerzo una región que antes era limpia y sana en un infierno tóxico.

¿Te gusta esta película que acabo de contarte? ¿No? Pues entonces saquemos a tantos ladinos y zánganos que evaporan nuestros impuestos, en vez de usarlos para darle mantenimiento y meterle filtros.

Ya basta de tanto saqueo. La contaminación es mala, es una bronca gigantesca, aunque a ti y a mí quieran convencernos de lo contrario. Y no basta hacer consultas vecinales para resolver tamaño embrollo.

más del autor

Murata: señalamientos contra Adrián de la Garza

En el caso de la empresa fantasma Murata habría que seguir la ruta del...

¿Qué tiene que ver el influencer ‘Fofo’ Márquez con los incidentes viales en avenida Leones de Monterrey?

Me entrevistan sobre el caso “Fofo” Márquez. A este joven de 26 años,...

Ganará Monterrey quien muestre corazón no músculo de superhéroe

Nada hay más fantasioso que un superhéroe. Nada hay más empático que una...

La mejor respuesta a la crítica de Xóchitl a los sesentones ‘sin casa’ se la dieron en Monterrey

La candidata presidencial Xóchitl Gálvez dijo que quien no tenga un...

últimas opiniones

La lógica del debate, Segunda parte

En la emisión pasada de la columna Política e Historia se habló de la...

​Xóchitl rumbo al segundo debate presidencial

Han pasado casi dos semanas del debate presidencial y el posdebate sigue. Las...

El último ciudadano soviético, Primera parte

El “último ciudadano soviético”: Sergei Krikalev, el cosmonauta...

Mariana: A prueba con la IP

No estuvo fácil la prueba que enfrentó ayer Mariana Rodríguez, la...

×