OpenA
Local

Aún duele entre los regios tragedia del Colegio Americano

Aún duele entre los regios tragedia del Colegio Americano

Vocera del Instituto de Consultoría Familiar, Luz María Ortiz, afirma que se ha aprendido poco del mortal incidente, pues aún hay lejanía entre hijos y padres.

Hoy martes 18 de enero se cumplen cinco años de la tragedia del Colegio Americano del Noreste que marcó la historia de la seguridad escolar de Nuevo León y que ese día paralizó la ciudad.

Fue el 18 de enero del 2017 que Federico, de 15 años, accionó un arma contra tres compañeros y su maestra “Cecy” y posteriormente se dio un tiro quitándose la vida en un salón de dicho colegio, ubicado al sur de Monterrey.

La presidenta del Instituto de Consultoría Familiar, Luz María Ortiz Quintos, señaló que la tragedia dejó una fuerte lección en cuanto a la relación que debe haber entre padres e hijos para detectar y evitar tragedias violentas.

“Hemos aprendido poco porque aún hay lejanía entre hijos y papás.

“Debemos de estar al pendiente de nuestros hijos, qué están haciendo, qué están viendo en internet, con quién se relacionan, y sobre todo identificar a tiempo alguna situación de salud mental, emocional, qué es lo que hemos visto que en esta pandemia por el encierro y las restricciones han generado ansiedad, depresión y estrés”, señaló.

Ese 18 de enero, la tragedia del Colegio Americano del Noreste ocurrió alrededor de las 8:00 horas cuando Federico, de tercero de secundaria, accionó el arma calibre 22 al momento en que la maestra de inglés impartía clases.

Tras los hechos, las víctimas fueron trasladadas a diversos hospitales de la ciudad.

Meses más tarde los alumnos Ana Cecilia, Mariel y Luis Fernando lograron recuperarse, pero la profesora Cecilia Cristina Solís falleció luego de permanecer más de dos meses en el Hospital Universitario y presentar muerte cerebral.

Mariel logró recuperarse más pronto tras recibir un disparo en el brazo y Ana Cecilia si requirió un poco más de recuperación pues al igual que Fernando tuvo que ser operado tras recibir un disparo cerca de la cabeza. Sin embargo, recibió menos terapias que Fernando.

Luis Fernando, uno de los sobrevivientes está por cumplir 20 años, ya se graduó de la preparatoria y busca estudiar la carrera de Producción Cinematográfica.

Tras aquella tragedia el joven ha estado yendo a terapia en busca de recuperarse por completo de las secuelas que le dejó el disparo que recibió aquel 18 de enero tras la tragedia en el Colegio Americano.

Incluso contó que dos años después de que ocurrieron los hechos, comenzó a impartir conferencias y talleres en escuelas y colegios compartiendo su milagro de vida.

“Se empezaron a dar situaciones parecidas, en donde tanto en escuelas públicas como particulares los jóvenes se llevaban armas de sus casas a las escuelas, se arrancó el programa de Mochila Segura donde se hacía revisión de las mochilas en la entrada.

“Se hizo una movilización por parte de las autoridades educativas, se hizo una pronta respuesta a tener mayor seguridad”, apuntó Ortiz Quintos.

 


×