Eleazar_Avila_1x1_97df7641ff
Opinión

El corazón de Tomás Jesús Yarrington

Hamlet Política

Tamaulipas ha tenido, de acuerdo con los registros históricos, 118 gobernadores, y como se afirma en esta tierra que fue la Nueva Santander, hoy son los tiempos del Dr. Américo Villarreal Anaya y que nadie se equivoque.

En este contexto, hay que comprender esta entidad, espacio, de como cita el himno “robado” a Matamoros, “fuiste cuna de nobles varones que con la luz de su saber iluminaron, y al pasar por la tierra dejaron con sus obras su nombre inmortal”.

Todos han tenido su momento y han edificado su historia y así, este día, reiteramos la paráfrasis favorita de Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba. Adjudicada a José Zorrilla, autor de Don Juan Tenorio, a muchos especialistas advierten la dudosa autoría. 

Pero es secundario, por la fuerza de las palabras, cuando expresaba: “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

Fue mi jefe directo cuatro años más o menos y yo no niego ni a mis mentores, y menos a mis amigos aún contadas las diferencias. 

Yo no regreso al panal, solamente cuando tienen miel (como ahora sucede con EHF), pero esa es otra fábula. De mis relaciones con los gobernadores podría escribir una “biblia”, que no tardar y que sea antes, que la memoria me traicione.

Ese es el contexto en el que comparto las siguientes palabras de TYR.

“Llevo seis años preso, en soledad... Pero me he acercado a Dios y busco su perdón... Ya no soy el mismo... He cambiado para bien... Me disculpo con el pueblo de EUA, con la gente en México, con mi familia...”.

Así abrió su corazón en los juzgados de Estados Unidos, con un mensaje claro, rumbo a la libertad, un tema que a muchos le colmará de alegría y a otros tantos mortificará, porque en sus cuentas bancarias le hacen jubilado. 

Así este asunto, en un tiempo donde vamos volando al proceso electoral del 2024, donde lo que prevalece, no obstante, los nombres y filtraciones son una nebulosa llena de encriptaciones. 

De Yarrington, él está fuera de este contexto, no obstante les comparto que me llamó la atención (que no sé en Tamaulipas, que de ello hablen sus inquisidores). En Matamoros, en las colonias populares, aún es recordado por el buen alcalde que fue. 

Claro, han pasado generaciones, pero en la historia de boca en boca, le recuerdan, mucho, poco, no sé por qué no se ha medido; sin embargo, la huella de su gobierno en esta parte norestense es ubicado entre efectos y mitos.

Quiénes le extrañan ahí, ubican como su mayor obra local al Festival Internacional de Otoño, que hoy de su generación comanda Jorge Alberto Pérez González. 

De cuándo queda resuelto todo, no apostaría, porque Estados Unidos es una esponja, pero si es para abril o para mayo, los amigos de verdad le esperan darle un abrazo a quien, en mi caso, no soportaba, luego... acepté como instructor de política y cosas peores.

Vamos a ver que el tiempo pasa, pero, nada sucede en la víspera.

más del autor

Elección: Municipios, la verdadera guerra

Estamos literalmente a una semana para que comience la verdadera guerra; la...

Maki y Salinas de Gortari

En la historia de los últimos 50 años, la política electoral ha tenido...

Semana Santa, semana no santa electoral

La semana no santa siempre fue muy distractora de lo electoral. Sin embargo,...

La ternura verde de ‘Tico’ García

El 9 de agosto del año pasado escribimos sobre la certeza, posibilidad; un...

últimas opiniones

La Xóchitl-agenda

Como le anunciamos esta semana, hoy hoy hooooy amanece Xóchitl Gálvez en...

La lógica de los debates

El 7 de abril se vivió el primer debate entre presidenciales 2024. Una...

Respuesta a una académica que nos insultó a los regiomontanos

Una intelectual muy sabionda nos acusa en un artículo de prensa suyo a los...

Un pionero genio robótico, Primera parte

WIKIPEDIA: “Jacques de Vaucanson (24 de febrero de 1709, Grenoble-21 de...

×