Salud

Las lágrimas pueden indicar problemas en el organismo

Foto: Especial
Foto: Especial

Investigadores españoles analizan la conexión de la lágrima con los sistemas vascular, nervioso y glandular para detectar enfermedades.

Llorar suele ser una necesidad para dar salida a nuestras emociones, ya sea por situaciones tristes o divertidas, o simplemente cuando hace mucho frío o se nos mete algo en el ojo.
Pero las lágrimas que derraman nuestros ojos, no sólo nos hablan de los estados de ánimo, también pueden ser portadoras de ‘marcadores’ que indiquen problemas de salud, como investiga la ciencia en la actualidad.

Elena Vecino es catedrática de Biología Celular e Histología de la Universidad del País Vasco y en la actualidad lidera el grupo de científicos de Oftalmo-Biología Experimental de la UPV, en uno de cuyos proyectos principales se encuentra el de analizar las posibilidades que poseen las lágrimas para detectar enfermedades, principalmente neurológicas, y de esta forma anticipar su tratamiento.

“Se trata de un proceso fisiológico en el que participan un componente acuoso con proteínas, secretado por las glándulas lacrimales, y luego una capa lipídica, de grasa secretada en la base de las pestañas por las llamadas glándulas de Meibomio, que se encuentran en el interior del párpado y desembocan en la superficie ocular”, explica la investigadora.

“En la actualidad, disponemos de una sofisticada tecnología a nuestra disposición, como los análisis de proteínas (proteómica) o de las grasas (lipidómica) disueltas en las lágrimas y que nos proporcionan importantísimos datos sobre el funcionamiento de nuestro organismo”, compartió.

Tanto es así que, en el futuro, la lágrima podría ser una alternativa para descubrir ciertas enfermedades, aunque señala la investigadora que “para saber, por ejemplo, el nivel de glucosa u otros marcadores que muestran los análisis de sangre no sería útil.

“Pero, a medida que vayamos investigando más en la lágrima, podríamos descubrir más biomarcadores específicos, sobre el funcionamiento de nuestro organismo”, finalizó.

Entérate
Desde hace tiempo, con la lágrima se ha llegado a detectar si en el ojo hay inflamación, si hay enzimas que degradan patologías oculares, “pero ahora queremos llegar más lejos y los estudios están orientados para la detección de enfermedades neurodegenerativas”, compartió la catedrática Elena Vecino.

Y esto es así porque la córnea (parte transparente del ojo) es donde llegan más terminaciones nerviosas del organismo, por lo que se encuentra en contacto casi directo con el sistema nervioso.

Para la investigadora, “esta conexión de la lágrima con los sistemas vascular, nervioso y glandular ofrece una gran fuente de información, aunque por ahora en un volumen muy reducido”.

ADS
×