Salud

¿Qué es la positividad tóxica y por qué es una trampa?

Foto: Especial
Foto: Especial

La trampa de ser siempre optimistas es que podemos caer en la represión de emociones que pueden verse como 'negativas' pero que en realidad son necesarias.

Bien dice la frase: Todo en exceso es malo, pues bien, te sorprenderá saber que hasta la positividad tiene sus límites.

De acuerdo con las psicólogas estadounidenses Samara Quintero y Jamie Long, la positividad tóxica es la 'la sobregeneralización excesiva e ineficaz de un estado feliz y optimista en todas las situaciones”, lo que implica la negación de la auténtica experiencia emocional.

La trampa de ser siempre optimistas es que podemos caer en la represión de emociones que pueden verse como 'negativas” pero que en realidad son necesarias para el equilibrio del ser humano.



Esta situación puede llegar a volverse insostenible hasta el punto de bloquear a la persona. Todos somos como un saco de emociones y cuando reprimimos vamos cargando con ellas sobre nuestras espaldas hasta que este se revienta, es decir, llegamos a un punto de quiebre que resulta más dañino que simplemente llorar de vez en cuando.

Mucha razón tiene Mark Manson en su libro superventas “El sutil arte de que te importe un carajo”, cuando menciona que “evitar el sufrimiento es una forma de sufrimiento. La negación del fracaso es un fracaso'.

Por su parte, la terapeuta y psicóloga británica Sally Baker comenta que al evitar los sentimientos “negativos” o situaciones difíciles nos perdemos de la resiliencia que podríamos desarrollar. Esta se refiere a la capacidad de adaptación que tiene una persona ante las adversidades.

Cabe señalar que también existe la psicología positiva, que estudia todo lo que hace feliz al ser humano. Es importante saberlas distinguir e identificar cuando nuestra positividad se está volviendo tóxica.

Claves para detectar la positividad tóxica


-Escondes tus verdaderos sentimientos.

-Tratas de 'seguir adelante' ignorando o descartando una o varias emociones.

-Te sientes culpable por sentir lo que sientes.

-Minimizas las experiencias de otras personas con citas o declaraciones que te hacen sentir bien.

-Intentas darle otra perspectiva (por ejemplo, 'podría ser peor') en lugar de validar tu experiencia emocional.

-Avergüenzas o castigas a otros por expresar frustración o cualquier otra cosa que no sea positividad.

-Ignoras las cosas que te molestan con un 'es lo que es”.

Fuentes: BBC, Samara Quintero (especialista en trauma e hipnoterapia, desarrollo personal) y Jamie Long (especialista en trastornos alimentarios, ansiedad, depresión y relaciones).

ADS
Etiquetas:
×