El Horizonte
Por: Redacción

Monterrey
Comentarios

Ligan más mujeres mexicanas en caso de la secta NXIVM

Avanza juicio contra Keith Raniere, líder del grupo que simulaba ser de autoayuda, pero ´reclutaba´ jóvenes para abusar de ellas
Ligan más mujeres mexicanas en caso de la secta NXIVM
Foto: Archivo

El Horizonte Por: Redacción

Monterrey

El juicio del fundador de la secta sexual NXIVM, Keith Raniere, dio a conocer los primeros testimonios que involucran a tres hermanas de nacionalidad mexicana, una de ellas señalada como la primera víctima del falso gurú.

Ayer, en la corte federal de Nueva York, la fiscalía explicó cómo Raniere se hizo de su primera ´´esclava sexual´´, Camila, quien en ese tiempo sólo tenía 15 años.

La joven, según se relató, fue presionada para reclutar a otras mujeres y que se acostaran con el líder de la secta, de acuerdo con el New York Post.

Daniela, otra de las hermanas, habría sido encerrada en una habitación durante dos años antes de ser enviada de vuelta a México.

Además, aunque no se reveló el nombre, una tercera hermana habría sido también víctima de Raniere.

Éste es apenas el comienzo de uno de los casos más sonados en los últimos dos años y que ha ´´salpicado´´ desde políticos hasta personalidades de México.

En 2017, cuando se reveló la historia de la secta, el hijo de Carlos Salinas de Gortari, Emiliano Salinas, fue relacionado con los ´´cursos de superación´´ de Raniere, aunque luego de ser señalado, Emiliano Salinas, se desligó.

Puede interesarte...

Además, el líder de NXIVM tuvo entre sus filas a Alejandra González Anaya, hermana de José Antonio González Anaya, exsecretario de Hacienda, y a las hermanas Carola, Loreta y Jimena Garza Dávila, empresarias de Monterrey.

  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba