Internacional

Tiroteo en club gay de Colorado deja cinco muertos

Foto: AP
Foto: AP

Un hombre de tan solo 22 años de edad abrió fuego en un club gay nocturno dejando a cinco personas sin vida y más de 10 personas heridas.

Un tiroteo perpetrado por un hombre de 22 años en un club gay nocturno en Colorado, dejo como saldo a cinco personas muertas y 18 más resultaron heridas.

El jefe de policía, Adrian Vasquez, informó que se halló un “fusil largo” en el Club Q tras el tiroteo de anoche.

Los investigadores están tratando de determinar el móvil para ver si se trató de un delito de odio, dijo el fiscal de distrito en el condado El Paso, Michael Allen.

La policía identificó al atacante como Anderson Lee Aldrich, quien permanece bajo custodia y fue atendido por lesiones. Un hombre con el mismo nombre y edad fue arrestado en 2021 luego de que su madre informara que la amenazó con “una bomba casera, múltiples armas y municiones”, según las autoridades.

La policía no confirmó si se trataba de la misma persona y dijo que estaba investigando si el sospechoso había sido arrestado antes.

Las autoridades recibieron un aviso de una balacera en el Club Q a las 11:57 de la noche y respondieron en minutos, indicó la teniente Pamela Castro, de la policía de Colorado Springs.

Al menos dos personas heroicas enfrentaron al pistolero y detuvieron la balacera, informó Vasquez, añadiendo: “Les debemos una gran cantidad de agradecimientos”.

El procurador general, Merrick Garland, fue informado sobre el tiroteo, dijo el portavoz del Departamento de Justicia, Anthony Coley. El FBI informó que estaba ayudando, pero que el departamento de policía estaba dirigiendo la investigación.

Se trata del sexto tiroteo masivo este mes y ocurre meses después de la muerte de 21 estudiantes en una escuela de Uvalde, Texas.

El gobernador de Colorado, Jared Polis, quien en 2018 se convirtió en el primer hombre abiertamente gay en Estados Unidos ocupar dicho cargo, dijo que la noticia era “repugnante”.

“Mi corazón está destrozado por las familias y los amigos de las personas perdidas, heridas y traumatizadas en este horrible tiroteo. Colorado apoya a nuestra comunidad LGTBQ y a todos los afectados por esta tragedia mientras lloramos”, dijo Polis.

En un comunicado, Club Q calificó el tiroteo como un ataque de odio: “Club Q está consternado por el absurdo ataque a nuestra comunidad”, escribió el establecimiento en su página de Facebook. El comunicado indicó que sus oraciones estaban con las víctimas y sus familias. “Agradecemos las rápidas reacciones de clientes heroicos que redujeron al tirador y pusieron fin a este ataque de odio”.

El motivo del ataque no estaba claro en un primer momento, pero el suceso recordó a la masacre de 2016 en el club Pulse de Orlando, Florida, donde murieron 49 personas. El tiroteo ocurrió en un estado que ha experimentado varios asesinatos masivos conocidos, como uno en la secundaria Columbine, otro en un cine de un suburbio de Denver en 2012 y uno en un supermercado Boulder el año pasado.

El 31 de junio, miembros del grupo neonazi Patriot Front fueron detenidos en Coeur d’Alene, Idaho, y acusados de conspiración para amotinarse en un acto del Orgullo. Los expertos advirtieron que los grupos extremistas podrían ver la retórica homófoba como una llamada a la acción.

El mes anterior, un pastor fundamentalista de Idaho dijo a su pequeña congregación en Boise que las personas homosexuales y transgénero debían ser ejecutadas por el gobierno, un mensaje similar a los sermones de otro pastor fundamentalista en Texas.

Con información de AP.


ADS

×
*/