OpenA
salud

Estos son los secretos de la Miel, una medicina terapéutica

Estos son los secretos de la Miel, una medicina terapéutica
Foto: Pixabay / nitrub

Estudios sobre la miel, han demostrado su eficacia frente a diferentes bacterias patógenas, incluso a algunas que ya eran resistentes a antibióticos.

Tras el problema de la resistencia bacteriana creciente hacia los antibióticos la comunidad científica está estudiando sustancias o principios activos utilizados antes de la era de los antibióticos, como la miel, debido a su alto potencial antimicrobiano.

No por nada la miel era empleada por los egipcios, griegos y romanos con fines terapéuticos además de alimento. 

Claves que hacen destacar a la miel como una medicina contra las bacterias

  • El alto contenido en azúcares, principalmente glucosa y fructosa, aunque también otros azúcares minoritarios, combinado con un bajo contenido en agua, hacen de la miel un entorno desfavorable para el crecimiento y multiplicación de las bacterias. Aunque estos no son los únicos factores, ya que estudios han comprobado que replicar esta mezcla en un miel artificial, no tiene el mismo resultado. 
  • La miel es un alimento ácido. Está compuesta por más de 32 ácidos orgánicos diferentes, como el glucónico, acético, cítrico, fórmico, málico, oxálico, etcétera. Dichos elementos crean también unas condiciones desfavorables para el crecimiento microbiano.
  • Incluye propiedades antibacterianas en compuestos fenólicos, el metilglioxal (característico de la miel de manuka, aunque también presente en otras variedades en menor proporción), el péptido defensina-1 o el agua oxigenada.
  • La propiedad del agua oxigenada ocurre cuando la miel no ha sido sometida a tratamientos térmicos contiene una enzima (la glucosa oxidasa) que es incorporada por las abejas cuando están elaborando este delicioso manjar. Esta enzima se activa con una dilución moderada de miel y reacciona con la glucosa, produciendo ácido glucónico y peróxido de hidrógeno, lo que se conoce como agua oxigenada.
  • Entre otros beneficios de la miel, se ha demostrado que en tratamientos combinados con antibióticos la miel permite reducir las dosis de estos y es capaz de revertir las resistencias previamente adquiridas a los mismos.

Cómo actúa la miel contra las bacterias

En numerosos estudios in vitro, la miel ha demostrado su eficacia frente a diferentes bacterias patógenas, incluso a algunas que ya eran resistentes a antibióticos.

Además, las investigaciones aseguran que la miel provoca cambios en la morfología y estructura de las bacterias, llegando incluso a romperlas.

Cabe mencionar que, esta sustancia no sólo es bien vista como tratamiento, sino también como agente preventivo para evitar la infección de las mismas.

A pesar de sus grandes beneficios, el uso de la miel en medicina presenta limitaciones relacionadas principalmente con su composición y modo de aplicación. Por eso, son necesarios más estudios in vivo que corroboren los prometedores resultados obtenidos previamente in vitro. Sea como fuere, la miel para usos medicinales tiene que ser segura, producida bajo rigurosos estándares de higiene y sin presentar pesticidas u otros contaminantes en su composición.

 

Con información de theconversation.com

no te pierdas las 5 del momento

X
×