OpenA
Escena

La historia musical de Gil Cerezo

La historia musical de Gil Cerezo
Foto: Cortesía

Gil Cerezo, identificado como el vocalista de la banda regiomontana Kinky, como todo músico desde muy joven tiene una interesante historia musical, donde pasó por varios grupos, hasta lograr consolidarse

(1991) La Nostalgia del Canibal: Fue el primer grupo en el que participó en sus tiempos de secundaria, donde se destaca la participación del guitarrista Jorge Avila.

“Empezamos como amigos en la secu y después nos juntábamos por las tardes a jamear. Y de pronto me tocó a mí agarrar el micrófono, no por mucha democracia, sino porque era lo que me llamaba mucho la atención a mí. De igual manera sucedió lo mismo al empezar a escribir canciones”, precisa Gil, siendo esta su primera banda en la que tocaban covers. “Escribir lo nuestro, sobre todo sacar esa parte emocional que está muy a flor de piel cuando se tienen 12 o 13 años, fue muy importante para mí y esta banda me lo permitió”.

(1993) Pasto: Con la banda ‘La nostalgia del caníbal’ Gil Cerezo y sus amigos deciden entrar a un concurso de bandas, y dentro del público estaba alguien de nombre Hernán Gutiérrez, quien tocaba el bajo, y fue él mismo quien invitó a Gil Cerezo en la voz y a Jorge Ávila en la guitarra, para armar un nuevo grupo.

La banda se llamaría “Pasto” y fue un proyecto que contó don dos vocalistas, la otra voz fue la de Patricio Chapa Elizalde, mejor conocido en la actualidad como Pato Machete, uno de los vocalistas del inolvidable grupo Control Machete. Con este grupo firmaron Discos Manicomio y anduvieron de gira por muchas parte de la República Mexicana.

En este lapso se empieza a gestar Control Machete y es tanto el éxito que Pato Machete ya no podía estar en las dos bandas. Pato y el guitarrista Jorge Ávila salen de la banda. El periodista Xardiel Padilla recordó que hubo un intento de revivir a Pasto teniendo a Flip Tamez (Jumbo) en la guitarra y solamente con Gil Cerezo como vocalista, ya que Pato se había decidido por Control Machete. Aunque tuvieron algunas presentaciones en este formato, esta nueva alineación no prosperó. Pero para este momento, Gil ya había aprendido mucho sobre el ambiente de la música y las cuestiones disqueras.

(1996) Blanco: Después de la desintegración de Pasto, Gil Cerezo entró en una depresión porque ya no tenía banda y ésta estaba logrando cosas interesantes. Siempre mantuvo la relación con el baterista Enrique Camacho, integrante de Pasto, e invitó al guitarrista Guillermo Islas y junto con el bajista Gabriel Guerra Pinelo, quien estaba libre tras la desintegración de La Última de Lucas, que por cierto estaba muy reciente.

“Esta banda se desintegró muy rápido porque los cuatro personajes que la integrábamos éramos muy distintos. Es verdad que un lado muy importante de las bandas es la química musical, pero el otro es la química personal, pero no marchaba tanto la relación de ir por el mismo camino. No duramos ni un año juntos”, precisa Gil Cerezo, quien posteriormente armó una nueva banda en 1998 a la que llamaron Sofá.

(1998) Sofá: En esta banda Gil, hizo equipo con Luis EG Domínguez ‘El Bitle’ (bajista de Quiero Club), los hermanos Jorge y Carlos Chaires (este último, guitarrista de Kinky), Enrique Camacho en la batería, y el propio Gil Cerezo en la voz. Tenían la idea de hacer un estilo de Trip Hope en vivo. Les había pegado duro la propuesta musical de Massive Attack. Estaban muy enfocados en buscar sonidos electrónicos. Pero se encuentran con una barrera a finales de los 90, la cual era la creencia de que la música electrónica y el rock no tenían nada que ver.

Con Sofá grabaron un demo que nunca editaron y se compartió entre amigos. Siempre estuvieron como en el trámite de que viniera la disquera a verlos “… y nos estábamos aguantando a tener un primer disco que ya después no sucedió, y un nuevo proyecto que ya traía (Kinky) empezó a tomar mucha fuerza, nos agarró medio desprevenidos y nos sacó de todas nuestras actividades”, recuerda Gil.

(2000) Kinky: En Kinky, Carlos Chaires, Ulises Lozano y Gil Cerezo ya venían realizando ensayos y presentaciones en los que básicamente ‘jameaban’. Justo a finales de 1999 se integran Pliego en el bajo y Omar Góngora en la batería en lo que ya era Kinky. Omar participaba como percusionista y después se quedó como el baterista formal.

Kinky gana el concurso de LAMC: Cuando se hizo el primer demo de Kinky se repartieron entre sus amigos y conocidos, pero fue precisamente la mano de Toy Selectah, quien le dio un demo a Flavio Ciaciarulo, bajista de Fabulosos Cadillacs, quien a su vez metió su demo en el primer Latin American Music Conference (LAMC) realizado en Nueva York, y resultaron sorpresivamente ganadores en un concurso que no sabían que estaban inscritos. Su primera salida como banda fue a Nueva York y eso alimentaba mucho su apetito internacional. Ya tenían el acercamiento de Chris Allison, quien posteriormente fue el productor de su primer disco.

Para este tiempo ya contaban con disqueras bandas como Control Machete, El Gran Silencio, Zurdok y La Ultima de Lucas, Jumbo y algunas más. El seudónimo de La Avanzada Regia estaba en boga y Kinky quería hacer algo que rompiera el molde, llevando su música fuera de México “fue así que nos decidimos por una disquera chiquita que estaba ubicada en Londres, pero que tenía toda esta aura de proceder de donde se gestaba más este tipo de música”, recuerda Gil Cerezo.

×