Tecnología

Así es la terramación, la alternativa ecológica al entierro

Foto: Especial
Foto: Especial

'Polvo eres y en polvo te convertirás' dice la frase religiosa, pues bien, existe una técnica llamada terramación que hace esto posible.

Como seres humanos conscientes que somos, todos nos hemos preguntado qué hay después de la muerte y qué pasará con nuestro cuerpo si dejamos este plano terrenal. 

Afortunadamente podemos decidir esto con tiempo, y existen hasta el momento variedad de opciones dependiendo del mensaje y el impacto que quieres dejar en los otros y el planeta.

Algunos optan por la inhumación, es decir, sepultar en una tumba a un ser querido. Mientras que otros prefieren la incineración, para ahorrarle a su familia el pago de criptas y espacios en los mausoleos. Además, con este último método algunos buscan que sus cenizas sean esparcidas en algún lugar en específico o importante para ellas.

Todo depende también de las creencias religiosas de cada persona y de su nacionalidad, pues en muchos países está prohibido disponer de restos humanos por fuera de cementerios o sitios de entierro autorizados. Sin embargo, expertos aseguran que el cuerpo puede tardar meses en degradarse, además, en un ambiente seco termina momificado.

Lo cierto es que es importante que todos conozcamos las opciones mortuorias que existen.

Hay personas que son conscientes del impacto ecológico que pueden tener algunos procesos mortuorios, por tanto, suelen preferir el método de la terramación. Esto se explica con la frase: 'polvo eres y en polvo te convertirás'. Es decir, a partir de la terramación podemos volver a ser parte del suelo terrestre, la forma inicial de la vida en la Tierra.


¿De qué trata la terramación?

Es un funeral ecológico que busca que los cuerpos humanos se conviertan en abono para volver a la Tierra. Es decir, el cadáver de una persona se introduce en un recipiente lo suficientemente grande, junto con otras sustancias que ayudan a su descomposición. 

Luego de varios días, las bacterias hacen que los restos orgánicos de una persona se conviertan en composta o abono que la familia puede usar como desdee. Esta sustancia se puede aprovechar para sembrar varios árboles, alimentar un jardín, incluso un bosque.

Esto ayuda al ambiente porque los restos óseos no impactan negativamente al suelo, sino que se transforman en materia que ayuda a que la vida vegetal vuelva a crecer.

En el caso de la terramación, un rostro puede degradarse hasta llegar a los huesos en pocas semanas. Así es como con la terramación logra que las personas vuelvan al ciclo de la vida sin afectar al planeta.




ADS

×
*/