Salud

Las coles son armas contra el cáncer y el envejecimiento

Foto: Especial
Foto: Especial

Entre los efectos de diversos tipos de coles, se encuentra aumentar las defensas naturales, e inclusive desintoxicar al organismo.

Las cualidades saludables de las coles son tan numerosas como sus hojas. Desde el brócoli, la col y el repollo, hasta las coles de Bruselas, la coliflor y otras variedades como el colinabo, la lombarda o la col china, todos los integrantes de esta familia de verduras son potentes armas contra el cáncer y el envejecimiento.

Para la doctora María José Rosselló, de la Asociación Catalana de la Alimentación, hay que recuperar el hábito saludable de incluir las crucíferas en el menú cotidiano debido a sus comprobados beneficios.

“Las coles ayudan a tener más calcio en los huesos, aunque en menor medida que la leche y los lácteos, estas verduras aportan dosis interesantes de este mineral”, señala la experta.

Según Rosselló, “la coliflor no tiene colesterol como a veces se comenta, pero su consumo puede contribuir a subir el ácido úrico, ya que tiene un alto contenido en purinas, unas sustancias que dentro del organismo se transforman en este ácido; por tanto deben evitar esta verdura las personas que lo tengan en exceso; salvo eso, es sanísima y aporta mucha fibra”.

Está comprobado que el repollo y la coliflor tienen propiedades anticancerígenas, debido a que contienen una buena cantidad de vitaminas A, E y C y otras sustancias protectoras contra el cáncer, como los sulforafanos, responsables del característico olor a azufre que se produce al hervir las coles”.

“Todos estos nutrientes actúan como barrenderos y limpian las malas sustancias potencialmente cancerígenas, que a través de la contaminación y otras causas pueden resultar un peligro para nuestra salud”, explica María José Rosselló.



Aprovecha sus cualidades
- Betacaroteno contra el envejecimiento. Son una de las fuentes más ricas en estas sustancias antioxidantes, que ayudan a prevenir el cáncer, el envejecimiento y las enfermedades degenerativas, al frenar la proliferación de los radicales libres.

- Vitamina C para las defensas naturales. La riqueza en ácido ascórbico de las coles (desde los 60 miligramos cada 100 gramos de la coliflor, hasta los 110 miligramos del brócoli) las convierten en grandes aliadas de las defensas inmunológicas y en enemigas de los resfriados.

- Fibra contra el estreñimiento y las toxinas. El residuo vegetal que dejan las coles después del proceso digestivo, actúa como una esponja en el intestino, al aportar volumen, consistencia y humedad a las heces, y facilitar su tránsito por el conducto intestinal, previniendo el estreñimiento, la diverticulosis y el cáncer de colon.

ADS
×