Salud

Tengo la piel y el cabello grasos, ¿qué puedo hacer?

Foto: Especial
Foto: Especial

El exceso de grasa, tanto en el cutis como en tu cabellera, puede llegar a ser muy molesto; sin embargo, existen soluciones para controlar este problema.

El cabello graso puede ser producido por varios factores: Cambios hormonales, malos hábitos alimenticios, estrés, ingesta de ciertos medicamentos, o el cúmulo de sebo en el cuero cabelludo por el lavado con productos inapropiados, según explican los especialistas.

Cutis y cabello graso son consecuencias de la hiperproducción de sebo de nuestras glándulas sebáceas, que son especialmente abundantes en el cuero cabelludo y en la zona central del rostro, es decir la zona en T, que comprende: Mentón, frente y la nariz y sus bordes, así como en la parte superior del tronco, es decir el dorso y el escote.

Las glándulas sebáceas pueden producir en demasía por diferentes razones, pero para la mayoría de las personas, tener el rostro graso es una cuestión de genética. La dermatóloga Esperanza Sáenz indica: “Con exceso de grasa en la piel del rostro, los poros se obstruyen y podrían aparecer espinillas y brotes de acné”.

Pero la especialista añade que no es malo del todo tener este tipo de piel porque “es menos probable que muestre signos prematuros de envejecimiento y siempre parece más joven que la seca, debido a que los aceites naturales de la dermis la hacen menos propensa a sufrir líneas finas y arrugas”.

Una cuestión a tener en cuenta es que algunas personas disimulan su tez oleosa con maquillaje “y puede llegar a ser frustrante, porque la grasa acabará saliendo a la superficie. Lo mejor es utilizar papeles secantes y bases matificantes específicas”, agrega Esperanza Sáenz.

Trucos para el exceso de grasa corporal


Para reducir la cantidad de sebo que se produce, podemos exfoliar la zona; pero no se debe caer en una exfoliación excesiva:

“Porque, por paradójico que parezca, esto puede hacer que se produzca aún más sebo, debido a las señales que la piel envía a las glándulas. Si le quitas sus aceites naturales, la piel enviará un aviso para que se fabrique aún más aceite que antes, causando un caos grasiento”, indica Esperanza Sáenz.

Lo mejor, según Sáenz es, “por la mañana y antes de acostarse, limpiar la zona utilizando agua micelar y evitar los productos que contengan aceites comedogénicos, ya que pueden obstruir los poros y provocar acné”.

Mejora la apariencia de tu cabello


“Debemos utilizar un champú adecuado a nuestras necesidades, teniendo en cuenta que no es el cabello lo que debemos lavar, sino más bien el cuero cabelludo”, apunta la doctora
María Eugenia Segovia.

El producto se debe aplicar con un masaje, dejándolo actuar unos minutos para, posteriormente aclararlo con agua tibia, pero “hay que vigilar que eliminemos los restos del champú u otros elementos que utilicemos, ya que, de lo contrario, éstos se acumularán a la suciedad previa al lavado”, añade la cirujana.

ADS
×